Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La evacuación del reducto rebelde de Alepo marca el primer triunfo de El Asad

El presidente sirio afirma que la victoria sobre los insurgentes “cambiará la historia”

El Alepo rebelde ha caído. El inicio de la operación de evacuación de los 50.000 civiles y 7.000 insurgentes atrapados en el este de la ciudad consumó este jueves la primera gran victoria de Bachar el Asad tras más de cinco años de guerra civil en Siria. En un vídeo difundido por la agencia oficial de noticias SANA, el presidente afirmó que “lo ocurrido hoy es historia, y la situación cambiará en todo el mundo: habrá un antes y un después de Alepo”. Un millar de civiles y un número indeterminado de insurrectos pudieron salir del asedio en la parte oriental de la urbe bajo la supervisión del Comité Internacional de la Cruz Roja (ICRC, en sus siglas en inglés) y de voluntarios de la Media Luna Roja, para dirigirse hacia zonas controladas por la oposición. “La gente que queda aún el este de Alepo está extenuada, sin ilusión y en mal estado”, aseguró un responsable del ICRC.

Cientos de civiles se disponen a ser evacuados del este de Alepo (Siria), este jueves.

La nueva tregua pactada de madrugada entre el Ejército del régimen y las milicias rebeldes ha permitido poner en marcha el acuerdo que habían suscrito el martes Rusia y Turquía en nombre de ambas partes. Cerca de una veintena de autobuses y una decena de ambulancias salieron en el arranque de la operación de evacuación. Cruz Roja confiaba en poder trasladar este jueves a otro millar de civiles en un segundo convoy en marcha El cese de las hostilidades fue ampliamente respetado por los contendientes en la gran ciudad del norte de Siria, aunque un convoy fue tiroteado por fuerzas gubernamentales, según el canal opositor Orient TV.

Tras el fracaso del pacto para la evacuación de civiles y combatientes que tenía que haber comenzado a aplicarse el miércoles a primera hora y que degeneró durante la jornada en una ruptura del alto el fuego y el regreso de los bombardeos, los preparativos para la evacuación se pusieron en marcha este jueves, con grupos de civiles abordando los vehículos de transporte. El Ministerio de Defensa ruso informó de que sus tropas, apoyadas por drones de reconocimiento, escoltaban a los convoyes desde Alepo hasta poblaciones de la provincia de Alepo y de la cercana Idlib en manos de la rebelión.

"La operación para organizar la salida de hombres armados del este de Alepo está en marcha", señaló una fuente oficial siria a la agencia Reuters. El IRCC y la Media Luna Roja tratan de poner a salvo a miles de civiles —hasta 15.000, según fuentes rebeldes que quieren salir de la ciudad— que vagan por las calles bajo el frío y la lluvia sin comida ni asistencia médica. El coordinador de la ayuda humanitaria de la ONU para Siria, Jan Egeland, se mostró esperanzado ante la reactivación del pacto de evacuación, aunque lamentó no haber podido enviar a sus equipos para apoyar y controlar el traslado de una tercera parte de los 50.000 civiles que se estima permanecen sitiados junto con unos 7.000 insurrectos.

Un portavoz rebelde aseguró que el nuevo alto el fuego ha entrado en vigor a primera hora de la madrugada y varios testigos aseguraban que los bombardeos han remitido, aunque se seguían escuchando detonaciones hasta primera hora de la mañana. Fuentes rebeldes sirias confirmaron a France Presse la reanudación del acuerdo de evacuación. Poco después, un medio militar de Hezbolá, partido-milicia chií libanés que combate en Siria junto con las fuerzas leales al presidente Bachar el Asad, dio también por bueno el pacto para la salida de los insurrectos y sus familias de la ciudad. La televisión estatal siria, que mostraba imágenes de los convoyes de evacuación, elevó a más de 4.000 la cifra de los que iban a ser trasladados en primer lugar por los autobuses y ambulancias.

Imágenes de la televisión nacional siria que muestran ambulancias en la zona de evacuación. SANA

El acuerdo inicial, suscrito por Rusia y Turquía, preveía que la población civil y los enfermos y heridos fuesen los primeros en ser evacuados. Los combatientes podrían abandonar después la ciudad con sus armas ligeras en dirección a zonas bajo control insurgente en Idlib o en dirección a la frontera de Turquía. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, habló el miércoles por teléfono con su homólogo ruso, Vladímir Putin, para hacer revivir el pacto tras la suspensión de la operación humanitaria.

El Asad dice en este vídeo que la batalla por Alepo no solo es importante para Siria, sino que marca un antes y un después en la historia.

El pacto quedó paralizado ante las nuevas condiciones impuestas por el Ejército y sus aliados chiíes. El Gobierno del presidente Bachar el Asad había reclamado a las milicias de la oposición que entregasen una lista con el nombre de las personas que pretenden ser evacuadas para poder identificar entre ellos eventuales rehenes y prisioneros. Los rebeldes temían que el régimen ejecute a los combatientes de milicias radicales e interne en campos de detención a civiles que considere sospechosos. Las fuerzas iraníes que apoyan al régimen han logrado que en el acuerdo quede incluida también la evacuación de los heridos en dos poblaciones chiíes de la provincia de Idlib asediadas por los insurgentes.

Naciones Unidas ha advertido tanto a las tropas gubernamentales como a las milicias rebeldes de que está investigando la existencia de crímenes de guerra, respectivamente por los bombardeos sobre zonas densamente pobladas y por retener a civiles en el frente para utilizarlos como escudos humanos.

Un convoy se dirige al enclave progubernamental en Idlib para evacuar a heridos

Agencias

Un convoy formado por 29 camiones y ambulancias ha salido este jueves con destino a las localidades sirias de Al Fua y Kefraya, asediadas desde hace más de un año por las fuerzas rebeldes, para evacuar a varias familias y a personas heridas, según ha informado el gobernador de la provincia de Hama.

Al Fua y Kefraya son las únicas localidades de la provincia de Idlib que no están en manos rebeldes. El convoy evacuará a 1.200 heridos, enfermos y a sus familiares, según una fuente sobre el terreno citada por France Press, que serán transferidos a Latakia —bastión del régimen en la costa—, según  el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. La operación de evacuación se produce "en conformidad con el acuerdo de Alepo", según la misma fuente. 

El miércoles, los rebeldes acusaron a las fuerzas leales al régimen sirio de haber incumplido el acuerdo de alto el fuego y evacuación en el este de Alepo por las exigencias de los milicianos iraníes, que reclamaban que los heridos en Al Fua y Kefraya fueran trasladados a zonas bajo control gubernamental.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información