Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Chapecoense se despide de sus héroes

Brasil recibe los restos de los fallecidos en el accidente aéreo. Polémica por la ausencia del presidente Temer en el velorio

Velorio en el estadio del Chapecoense.

Chapecó recibió a sus héroes. Los cuerpos de los jugadores del Chapecoense, de otros empleados del club y de los periodistas que murieron en el accidente aéreo del pasado martes en Colombia -71 personas fallecieron y solo seis se salvaron- han llegado este sábado por la mañana a Chapecó, municipio del sur de Brasil de 200.000 habitantes. La llegada estaba prevista para las siete de la mañana (hora local), pero el traslado se retrasó y las dos aeronaves de la Fuerza Aérea brasileña aterrizaron en la ciudad, con los cuerpos de las víctimas, entre las 9.30 y diez de la mañana.

En el aeropuerto se ha celebrado un acto militar que ha contado con la presencia de autoridades – entre ellas la del presidente de Brasil, Michel Temer, y el embajador de Colombia en el país – y de familiares de las víctimas. Tras la ceremonia, varios cortejos fúnebres han llevado los ataúdes con los cuerpos hasta el estadio del Chapecoense, la Arena Condá, donde se celebró un velatorio colectivo para las familias y los aficionados del equipo. 

La programación preveía que la primera hora del velorio se reservase a las familias y amigos de las víctimas, sin embargo, las gradas del estadio se llenaron nada más abrir las puertas. En total hay 50 cuerpos velados en Chapecó y, cuando el acto termine, sus familias podrán llevar a los cuerpos a sus respectivas ciudades.

Polémica con Temer

La presencia de Michel Temer en Chapecó ha desatado una polémica en Brasil. Estaba previsto que el mandatario estuviese apenas en la ceremonia militar y no acudiese al velatorio colectivo para evitar abucheos. El Gobierno dijo que la presencia de Temer podría "crear problemas", pero según publicó Folha de S. Paulo, el presidente quería evitar manifestaciones anti-Gobierno.

La decisión de Temer provocó críticas entre las familias de las víctimas. Osmar Machado, padre de Filipe Machado, jugador del Chapecoense, conversó con la prensa a lo largo de este viernes y condenó repetidas veces la ausencia de Temer en el acto. “Me han dicho que tendría que ir hasta el aeropuerto para abrazar a Temer. Me parece una falta de respecto hacia las familias. Si quiere darme un abrazo, pues que venga hasta aquí [al estadio]”, dijo. Machado llegó a decir a la cadena ESPN: “Si Temer tiene dignidad y vergüenza, pues que venga al funeral a saludar a las familias”.

Alexandre Parola, portavoz de la Presidencia de la Republica, contactó al padre del jugador para aclarar que hubo un malentendido. Argumentó que el Ejecutivo no exigió o pidió que los familiares acudieran al aeropuerto para saludar a Temer y que el acto militar ni siquiera fue organizado por el Gobierno, sino por el municipio y el Estado de Santa Catarina. Tras la polémica, Temer decidió aparecer en el estadio y justificó su opción de última hora por cuestiones de seguridad. “Solo lo comuniqué ahora para facilitar la vida de todos”, dijo el presidente al afirmar que si su presencia era anunciada antes los controles de acceso al estadio serían mucho más rigurosos. En el estadio, hubo apenas abuchecheos puntuales cuando el presidente fue mencionado _un contraste con las ovaciones recebidas, por ejemplo, por el embajador de Colombia.

De todas las formas, las declaraciones de Machado desgastan aún más a Temer, que cosecha una baja popularidad en un país dividido. El presidente ha participado de pocos actos públicos multitudinarios desde que asumió el Gobierno. Y cuando lo ha hecho, ha despertado indignación. En los Juegos Olímpicos, durante la ceremonia de apertura, fue abucheado en el Maracaná. Temer había reducido su discurso a unas pocas palabras, pero le gritaron igual – abucheos transmitidos por la televisión que dieron la vuelta al mundo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información