Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pekín impide jurar su cargo a dos diputados independentistas de Hong Kong

La decisión aboca a la excolonia británica a unas nuevas elecciones legislativas parciales

Un manifestante este domingo con un paraguas amarillo, símbolo de las protestas prodemocracia de hace dos años.
Hong Kong / Pekín

Pekín ha decidido intervenir en la política hongkonesa por el caso de la jura de cargo de dos diputados independentistas. La Asamblea Nacional Popular china (ANP) ha reinterpretado la Ley Básica, la Constitución de la excolonia británica, de forma que se impide a cualquier diputado ocupar su cargo si no lo jura correctamente, es decir, si no promete lealtad a China. La decisión imposibilita que los dos jóvenes partidarios de la independencia de la región tomen su asiento y, según los analistas, aboca a Hong Kong a unas nuevas elecciones legislativas en el plazo de tres meses.

"Cualquiera que de forma intencionada lea un texto que no se ajuste al juramento prescrito por ley, o que lo haga de una forma que no sea sincera y solemne, será tratado como si se hubiera negado a realizar el juramento (...) y quedará inmediatamente descalificado para asumir el cargo público especificado en el artículo", reza el veredicto del parlamento chino, que aprobó la modificación por unanimidad, según la agencia oficial Xinhua. Tampoco se contempla la posibilidad de que se pueda repetir el juramento.

Esta modificación afecta directamente a los dos diputados Sixtus "Baggio" Leung y Yau Wai-ching, miembros de la formación proindependentista Youngspiration, elegidos por los hongkoneses en los comicios legislativos del pasado septiembre. Hace tres semanas, ambos juraron un cargo que posteriormente fue invalidado. Leung cruzó los dedos en el momento que tomaba posesión con una bandera que rezaba “Hong Kong no es China”, mientras que la joven Yau juró lealtad a “la región administrativa especial de la Reputa Popular de China”. Desde entonces, y ante un escenario inédito, el Parlamento hongkonés está en una situación de bloqueo.

“Una atmósfera de terror envuelve ahora Hong Kong”, ha afirmado a este diario el profesor de la Universidad China de Hong Kong Willy Lam, quien ha explicado que la ex colonia británica deberá repetir las elecciones legislativas de forma parcial en tres meses para reemplazar los dos escaños descalificados. “Ahora mismo no hay mucho que hacer. La situación es realmente mala, solo queda esperar que la gente salga a las calles y que haya más protestas”, ha agregado con cierto tono pesimista.

Precisamente, en la víspera al anuncio hecho hoy, miles de manifestantes recorrieron las calles de la ciudad para protestar contra la constante interferencia de Pekín en los asuntos de la ciudad, algo que para muchos es un hecho desde hace tiempo. La marcha, a la que asistieron miles de hongkoneses que comparten ese sentimiento, se saldó con cuatro detenidos tras unos enfrentamientos en los que la policía usó gas pimienta y porras para disolver a los congregados.

En las últimas elecciones los hongkoneses eligieron ocho políticos de fuerzas que abogan por el derecho de autodeterminación o la independencia, la mayoría jóvenes que hace dos años fueron caras visibles de la Revolución de los Paraguas, las mayores protestas prodemocráticas de la historia de la región. "(Pekín) No permitirá que nadie abogue por la secesión en Hong Kong ni que activistas proindependencia entren en una institución gubernamental", declaró este lunes un representante de la Oficina china de Asuntos de Hong Kong, informa Efe. 

Esta es la quinta vez que el legislativo chino enmienda la Constitución hongkonesa desde 1997, una reinterpretación que según el jefe del Ejecutivo local, Leung Chun-ying, "se implementará de forma completa".

Numerosos analistas han alertado de que tras la decisión de este lunes el intervencionismo de Pekín se podría multiplicar. “A partir de ahora habrá más interpretaciones por parte de la ANP, por lo que hasta aquellos que piden la autodeterminación podrían ser penalizados”, ha asegurado Lam. “El principio de 'un país, dos sistemas' -por el cual Hong Kong goza de más libertades que el resto del país- está bajo la amenaza más grave desde que en 1997 la ex colonia volviera a manos de China”.

La independencia judicial de la región también ha quedado en entredicho, ya que pese a estar el caso en los tribunales de la ciudad, la decisión de Pekín llega sin que éstos se hayan pronunciado. “China está utilizando el pretexto de luchar contra el separatismo para acabar con las libertades civiles en todas las áreas”, ha señalado Lam. Su opinión coincide con la de la presidenta del Partido Demócrata Emily Lau, quien asegura que la decisión de intervenir viene motivada por su temor a que se extienda el sentimiento independentista a otras regiones sensibles para el Gobierno chino como el Tíbet o Xinjiang.

Mientras este movimiento hecho por China ha confirmado para muchos la ausencia de democracia en el futuro de la región, otros se mostraban más optimistas y auguraban más protestas en la ciudad. “Con la exclusión de Leung y Yau del Parlamento, Pekín esperaba cortar el movimiento independentista de raíz. Sin embargo, lo que debería plantearse es cómo solucionar el problema, no suprimirlo. Cuanto más fuerte lo supriman, con más fuerza se levantarán", afirmó Lau.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información