Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ISIS exige a las familias de Mosul que les entreguen a los niños que tengan más de 9 años

El grupo terrorista quiere utilizarlos para combatir con las tropas iraquíes

Familias iraquíes abandonando la ciudad de Mosul, este 3 de noviembre.

La épica bélica de los primeros días de la ofensiva de Mosul empieza a dejar paso a la brutalidad intrínseca a la guerra. Mientras los responsables militares iraquíes aseguraban este viernes que ya habían tomado seis barrios de la ciudad, la ONU informaba de que los combatientes del Estado Islámico (ISIS) han matado a cientos de personas, entre ellos 50 desertores y 180 antiguos funcionarios. Además, están reclutando para combatir a niños a partir de los nueve años.

“Tenemos informaciones creíbles de que 180 personas fueron asesinadas el [pasado] miércoles en la localidad de Gogjali, al este de Mosul, y posiblemente hasta otras 200 en Mosul. Estamos tratando de confirmar los detalles”, explicaba Ravina Shamdasani, portavoz del Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU. Entre estos últimos, estarían 50 miembros del ISIS sumariamente ejecutados en la base militar de Ghazlani, dentro de la ciudad, que intentaron desertar.

Gogjali, que las fuerzas iraquíes tomaron entre el lunes y el martes, sirvió de puerta de entrada en el este de Mosul. Como en otras aldeas que habían recuperado en los días precedentes, los mandos del ISIS forzaron a muchos residentes a irse con ellos mientras sus huestes intentaban frenar el avance de las tropas gubernamentales con francotiradores, trampas explosivas y suicidas a bordo de coches bomba.

“El ISIS ha seguido trasladando a civiles por la fuerza en los últimos días”, declaró Shamdasani. El martes, se llevaron en camiones a 1.600 habitantes de Hamam al Alil, a 14 kilómetros al sur de Mosul y aún en poder del grupo, con destino desconocido, aunque a algunos les dijeron que iban a Siria. Al día siguiente, a 150 familias se las llevaron a Mosul.

A los que aún quedan en la ciudad, los yihadistas les han pedido que entreguen a sus hijos a partir de los 9 o 10 años para que combatan a su lado. Además, la ONU ha sabido que el ISIS mantiene cautivas a 400 mujeres kurdas, yazidis y chiíes en Tel Afar, la última ciudad en su poder entre Mosul y Siria, y que las Unidades de Movilización Popular (esencialmente milicias chiíes) tratan de conquistar para cortar sus líneas de reabastecimiento.

Por primera vez desde el inicio de la ofensiva el pasado 17 de octubre, la ONU ha tenido constancia de víctimas civiles causadas por los bombardeos de la coalición internacional en apoyo de las fuerzas iraquíes. Según los datos facilitados por Shamdasani, cuatro mujeres murieron y 17 personas resultaron heridas el miércoles por la noche en el barrio de Al Quds.

Esa coalición liderada por Estados Unidos asegura haber golpeado ya las posiciones del ISIS con 3.000 bombas, misiles, cohetes y morteros. No obstante, algunos jefes militares iraquíes se han quejado de que no tienen suficiente cobertura aérea y han pedido que se intensifique la campaña aérea.

Al Qods es uno de los seis barrios que la Fuerza Antiterrorista, un cuerpo de élite del Ejército, asegura haber tomado en la orilla oriental del río Tigris. Aún así, en algunas de esas zonas continuaban los combates y los yihadistas estaban desplegando lanzacohetes, según testimonios recogidos por la agencia Reuters. Además, el territorio conjunto de todos ellos aún es una pequeña parte de Mosul, una ciudad que antes de la llegada del ISIS en junio de 2014, tenía 2,5 millones de habitantes.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información