Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fotógrafo de la niña afgana de ‘National Geographic’ se compromete a ayudarla

Steve McCurry dice que ha contactado con un abogado en Paquistán que llevará su caso

Steve McCurry posa junto a las fotos de Sharbat Gula en una exposición en Hamburgo en 2013.
Steve McCurry posa junto a las fotos de Sharbat Gula en una exposición en Hamburgo en 2013.

Steve McCurry, el fotógrafo que retrató a la niña afgana que fue portada de National Geographic, se ha comprometido a ayudarla nada más conocer que había sido detenida en Pakistán por posesión ilegal de un documento de identidad nacional de ese país, donde vive en un campo de refugiados. "Estoy comprometido a hacer todo lo posible para facilitar apoyo legal y económico a ella y su familia", ha escrito en su cuenta de Instagram junto a la icónica foto de Sharbat Gula. "Condeno esta acción en los términos más duros", añade. "Ha sufrido toda su vida y su arresto es una enorme violación de sus derechos humanos". Horas después, acompañado de otra imagen de Sharbat Gula en Instagram, esta vez acompañada de uno de sus hijos, ha asegurado que ya ha contactado con un importante abogado especializado en derechos humanos en Paquistán y que este llevará su caso. 

"Sharbat Gula ha sido el símbolo de los refugiados durante décadas. Ahora se ha convertido en el rostro de los migrantes que nadie quiere. Como viuda, se ha esforzado por criar a sus cuatro hijos sola. Representa a todas las mujeres y hombres valientes que soportarían cualquier dolor y dificultad para proteger a lo que más quieren: sus hijos", ha escrito el fotógrafo. "En las últimas horas, hemos contactado con un importante abogado de derechos humanos en Paquistán que se hará cargo de su caso. Urgimos a la comunidad internacional a que se pronuncie en su nombre y en el de millones de personas que simplemente necesitan un lugar en el que poder vivir sin miedo", ha añadido. 

La detención de Sharbat Gula fue conocida este miércoles. La refugiada afgana, de 46 años, no tiene nacionalidad paquistaní y se enfrenta a cargos con pena de cárcel de hasta siete años, acusada de obtener documentos de identidad paquistaníes para ella y dos supuestos hijos tras sobornar a tres funcionarios. "Podrían expulsarla del país", según fuentes de la Agencia de Investigación Federal (FIA). La policía busca además a los dos supuestos hijos de Gula para detenerlos.

Gula fue retratada por McCurry en un campo de refugiados de la localidad de Peshawar en 1985. Su rostro envuelto en un pañuelo rojo y sus poderosos ojos verdes convirtieron la imagen de la niña en un icono de la fotografía contemporánea. McCurry volvió a fotografiar a Gula 17 años más tarde en Afganistán y descubrió que la mujer, que entonces tenía 30 años, desconocía su fama internacional.

Más información