Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La petrolera estatal venezolana Pdvsa se acerca a la quiebra

La política macroeconómica del régimen chavista y la caída de los precios del petróleo lastran la capitalización de la empresa

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ofrece un discurso durante la 23 edición del Congreso Mundial de la Energía en Estambul.
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ofrece un discurso durante la 23 edición del Congreso Mundial de la Energía en Estambul.

En un esfuerzo por lograr que la mayoría de los tenedores de bonos acepten la oferta del canje de la deuda, la empresa estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) decidió extender el plazo hasta el 21 de octubre para recibir las ofertas. El tono del comunicado colgado en el sitio de la petrolera contiene la urgencia de una súplica y un ultimátum: si el canje no alcanza al menos la mitad del monto total de capital de bonos existentes, la capacidad de la compañía de hacer pagos de su deuda existente "se verá perjudicada".

Semejante advertencia y las reiteradas extensiones —es la tercera desde que empezó la oferta de canje a mediados de septiembre— demuestran los problemas que enfrenta el Gobierno de Nicolás Maduro para disponer de la liquidez necesaria con la que cumplir con los compromisos que demanda un estado elefantiásico y sobredimensionado como el venezolano, que provee casi todo a los ciudadanos, y la desconfianza que genera entre los inversionistas la situación financiera de la principal empresa del país sudamericano, de cuya actividad depende 96% de las divisas que ingresan al fisco.

La política macroeconómica del régimen chavista y la caída de los precios del petróleo no parecen ayudar a generar más confianza en la oferta, aunque el presidente Maduro ha insistido en que su Ejecutivo cumplirá con todos los pagos de la deuda como ha hecho hasta ahora.

"Al momento de la fecha de vencimiento —las cinco de la tarde del 17 de octubre hora de Nueva York—, un porcentaje sustancialmente inferior al 50% del monto total del capital de los bonos existentes ha sido ofertado", reconoció la compañía en el comunicado. "El perfeccionamiento de las ofertas de canje mejoraría la posición de liquidez de la compañía a corto plazo", agregó. Y advirtió de que si las ofertas no son exitosas la compañía "evaluará todas las opciones alternativas". Ese perfeccionamiento supone el intercambio de unos 5.300 millones de dólares en bonos que vencen en 2017 por títulos que emitirá en 2020.

Antes de este anuncio, Pdvsa había asegurado que honrará sus compromisos independientemente de los resultados del canje de bonos. Los precios del papel de la empresa estatal venezolana reaccionaron negativamente en las anteriores extensiones del plazo para el canje de deuda de la compañía por los temores a una suspensión de la operación en medio de pesados compromisos de pago en los próximos 15 meses, según reseñó la agencia Reuters.

"El activo más rentable"

El lunes algunos analistas ponderaban en la televisión venezolana las ventajas que representan los bonos para los inversionistas. En el canal Globovisión, el economista Ramiro Molina aseguraba que el instrumento financiero representaba "el activo más rentable de todos los mercados mundiales en los dos últimos años". La firma Ecoanalítica también se mostraba entusiasmada con el rendimiento de la deuda de la petrolera con sede en Caracas. "Con valoraciones conservadoras de Citgo —la empresa petrolera de capital venezolano con sede en Houston (Texas, Estados Unidos)— el precio del Pdvsa 20 debería estar entre 82 y 84,2 por ciento", remarca.

En el comunicado se advierte de que Pdvsa podría volver a extender el plazo a su sola discreción. El Gobierno de Nicolás Maduro parece dispuesto a postergarlo hasta que sea posible para evitar el pago a los inversionistas, pues enfrenta la posibilidad de ser revocado de su cargo. Si se concreta en canje y logra el 75% de su participación, calcula Ecoanalítica, Pdvsa liberaría unos 4.000 millones de dólares de su flujo de caja entre 2016 y 2017. En ambos años habrá consultas electorales cruciales que decidirán si el chavismo continúa controlando el poder político en Venezuela.

Pdvsa es uno de los mayores exportadores mundiales de crudo y también uno de los mayores titulares de reservas. No obstante, Venezuela es el país del mundo con mayor volumen de crudo en el subsuelo: según algunos cálculos, el país latinoamericano podría seguir extrayendo petróleo durante 300 años al ritmo actual sin agotar su mayor tesoro natural. Sin embargo, este año se vio obligado a comprar, por primera vez, crudo ligero estadounidense para mezclarlo con el crudo pesado —el que más produce— y poder así exportarlo.

En 2015, la producción total de Pdvsa cayó hasta los 2,7 millones de barriles diarios según las cifras de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). Esta cifra es sustancialmente inferior —en casi un millón de barriles diarios— a la registrada hace una década.

Más información