Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘backstage’ del debate: del presentador estrella de Fox News al líder del ‘Brexit’

Sean Hannity y Nigel Farage aplauden la actuación de Trump en la cita con Hillary Clinton

El verdadero circo electoral de los debates presidenciales en Estados Unidos se percibe en el backstage, en la parte de detrás del escenario. En el llamado spin alley, se agolpan periodistas, simpatizantes y miembros de las campañas. Para reconocerlos, llevan un poste con el nombre de la persona que está disponible para hacer declaraciones. Y en ese ambiente caótico, uno encuentra, por ejemplo, a dos variopintos seguidores del republicano Donald Trump: Sean Hannity, el presentador estrella de la cadena Fox News y asesor del candidato, y el británico Nigel Farage, el exlíder del populista UKIP y una de las caras visibles de la campaña del Brexit.

El presentador de Fox News Sean Hannity, en marzo
El presentador de Fox News Sean Hannity, en marzo AP

Hannity es tal celebridad en el universo conservador que camina con guardaespaldas por los pasillos del pabellón de la Universidad Washington, en San Luis (Misuri), que acogió el segundo debate entre Trump y la demócrata Hillary Clinton.

Entre peticiones de fotografías de seguidores, el periodista se mostró eufórico sobre la actuación del multimillonario neoyorquino. Cree que ha superado la polémica por la difusión de un vídeo machista de 2005 y, como el republicano, contraataca: “Ha pedido perdón. ¿Cuándo va a disculparse [Bill] Clinton a toda esa gente?”, dijo a EL PAÍS en referencia a las acusaciones de abusos sexuales al expresidente que hizo Trump en el debate

La estrella de Fox News, la referencia mediática para la derecha estadounidense, aplaudió el tono más agresivo de Trump en el debate. “Cuando tienes a alguien que no dice la verdad, que es deshonesta y elimina emails (...) Todas esas son preguntas legítimas”, dijo sobre el caso del correo privado de Hillary Clinton como secretaria de Estado.

Y Hannity dibuja, igual que el candidato republicano, un paisaje sombrío de EE UU bajo la presidencia del demócrata Barack Obama. “La economía está horrible”, sostiene y enumera una retahíla de malos datos sobre participación laboral y pobreza. “Esta es gente real, vidas reales, sufrimiento real”.

También felicitó a Trump el británico Farage, con el que compartió un mitin en agosto. “Llegó [al debate] teniendo que hacerlo bien y lo hizo bien”, aseguró en una entrevista. “Lo que le diré a la gente que borra a Trump, que dice que no tiene opciones, es que sorprendió a todo el mundo en las primarias y que creo que, especialmente tras esta noche, la carrera [electoral] está absolutamente igualada”.

Farage, que dice tener amigos en la campaña de Trump pero rechaza querer asesorarlo, sostiene que el mayor paralelismo entre el éxito del referéndum de la salida del Reino Unido de la Unión Europea y la retórica antiestablishment del republicano es la retórica contra la influencia del dinero en política. “La gran clase política está tanto en los bolsillos de las multinacionales y los grandes bancos en detrimento de la gente pequeña”, argumenta.

“Los paralelismos con el Brexit son claros: tienes a Hillary Clinton apoyada por los grandes bancos de Wall Street contra la campaña de Trump”, dice el político. También ve similitudes entre sus votantes y los del republicano en lo que considera la amenaza de la inmigración irregular y el terrorismo yihadista.

Farage asegura que también acudirá al tercer y último debate electoral, el 19 de octubre en Las Vegas, antes de las elecciones del 8 de noviembre. “Es una elección fascinante”.

Más información