Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salvado por diez centímetros de frontera

Francia anula la expulsión de un marroquí porque fue detenido en el primer medio metro de suelo español

Imágenes del lugar de la detención incluidas en el texto Ciudades divididas: Le Perthus y Els Limits. Ampliar foto
Imágenes del lugar de la detención incluidas en el texto Ciudades divididas: Le Perthus y Els Limits.

La Policía Francesa de Fronteras (PAF) acaba de recibir un contundente golpe moral a manos del abogado de Perpiñán Christopher Poloni. Los agentes llevan décadas actuando ilegalmente en un pequeño rincón de suelo español. Solo por unos centímetros, pero está fuera de su país. Lo acaba de demostrar el letrado. La detención y expulsión de su defendido, un joven marroquí, han quedado anuladas por un juez de esa localidad francesa porque el magrebí fue arrestado “entre 10 y 15 centímetros dentro de España”, cuenta por teléfono Poloni.

Los hechos ocurrieron en Perthus. En esa localidad franco-española situada a seis kilómetros de La Jonquera y 30 de Perpiñán, son detenidos cada año decenas de migrantes procedentes de África. En muchos casos, en una parada de autobús situada en plena frontera.

Ahí, al lado del centro comercial llamado Frontera, paran autobuses de líneas españolas y francesas y también transfronterizos. Era el caso del autocar de la compañía Eurolines que un día de verano del año pasado utilizaba el joven marroquí procedente de España para reunirse con miembros de su familia en Francia.

El autobús se detuvo en esa parada y, como tantas veces, entraron agentes de la PAF para un control de pasajeros. Al no ser ciudadano de un país de la zona Schengen, le pidieron el permiso de residencia. No tenía y los policías lo arrestaron, lo llevaron a un centro de detención y se puso en marcha su expediente de expulsión.

Pero su abogado Poloni resultó ser un aficionado a la historia y a la demarcación de la frontera francoespañola. “Estudié los tratados. El de 1659 entre el cardenal Mazarin y Luis Méndez de Haro y, sobre todo, el de 1764, que determinó por vez primera dónde debían situarse los mojones para marcar la frontera. Se colocaron 602 y ahí siguen”.

En efecto, el mojón 575 está justamente al lado de la parada de autobuses de Perthus. A entre 10 y 15 centímetros de la marquesina. "Habría que medirlo exactamente". Al otro lado de la carretera, el 574. Ambos unen la línea fronteriza. Al norte, la Avenida de Francia. Al sur, la Avenida de Catalunya, en cuyo límite fue detenido el marroquí.

“He demostrado que el control policial se hace en la parte española. La frontera está clarísima. La parada está en España”, reitera el abogado. “La justicia francesa ha respetado la soberanía española”.

De rebote, otros migrantes arrestados en el mismo lugar han visto anulados sus órdenes de expulsión desde el pasado 18 de agosto, el día del veredicto judicial en Perpinán. “Son libres”. El letrado cuenta que no sabe dónde está ahora el marroquí. “Volvió a España, pero ahora no sé dónde está”.

Poloni alega “principios profesionales y éticos” para no difundir la identidad ni datos personales de su defendido. Solo comenta que, como él, el joven magrebí está muy satisfecho.

¿Todos contentos? No. No ha sido una buena noticia para el Frente Nacional, que reclama la tolerancia cero con la migración. Y es que el abogado habitual en Perpiñán de la presidenta del ultraderechsita FN, Marine Le Pen, y de su partido es…. Christopher Poloni.