Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reino Unido investiga si el asesinato de un polaco ha sido un “delito de odio”

Un grupo de adolescentes propinó una paliza mortal a la víctima por hablar en su idioma

Flores en recuerdo del polaco asesinado por una paliza en Essex.
Flores en recuerdo del polaco asesinado por una paliza en Essex. AP

Seis adolescentes han sido detenidos en la localidad de Harlow (nordeste de Londres) como sospechosos de propinar una paliza mortal a un inmigrante polaco por el mero hecho de que la víctima charlaba con un amigo en su lengua natal. La policía británica no descarta por ello que el suceso acaecido en una de las poblaciones inglesas con mayor concentración de trabajadores procedentes de Europa corresponda a un “delito de odio”, aquel que se ceba en quienes son percibidos como diferentes.

Arkadiusz Jozwik, de 40 años, y un amigo cuya identidad no ha sido revelada fueron atacados en la noche del sábado por una banda de adolescentes a la salida de un local de pizzas para llevar en Harlow (condado de Essex). Ambos estaban incoscientes cuando fueron atendidos por los equipos de emergencia que los trasladaron a un centro hospitalario, donde Jozwik falleció dos días más tarde a resultas de las heridas en la cabeza. La segunda víctima ya ha sido dada de alta.

La panda de agresores estaba integrada por una veintena de jóvenes de ambos sexos, de los cuales ya han sido arrestados cinco chicos de 15 años y un sexto de 16 años. “Los polacos han estado presentes en el Reino Unido durante siglos, y esperamos que algo así no vuelva a ocurrir”, ha subrayado el embajador de Polonia, Arkady Rzegocki, en su visita al barrio del suceso junto al diputado por esa circunscripción, Robert Halfon. Este último ha admitido sin embargo que la comunidad polaca de la ciudad está muy asustada ante el creciente envalentonamiento de quienes comparten las consignas antiinmigración con tono racista alimentadas por ciertos partidarios del Brexit.

“Después del Brexit la gente ha cambiado aquí, vivimos un momento muy difícil”, confirmaba a la BBC una vecina polaca de 34 años, Silwy, en esta localidad donde uno de cada 17 habitantes es un inmigrante venido de la Europa oriental.

Más información