Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una zona poco poblada con mucho riesgo sísmico

La región cuenta con decenas de pueblos esparcidos por los montes, sin presencia de grandes ciudades

Terremoto Italia
Varias casas de Pescara del Tronto han sido arrasadas por el temblor. AP

Dice el alcalde que estaban “acostumbrados” a los terremotos. Es lo que tiene, al fin y al cabo, vivir en una de las zonas con mayor peligro de seísmos de Italia. Pero Sergio Perozzi asegura que anoche fue distinto. El regidor de Amatrice, uno de los pueblos italianos más afectados por el seísmo de magnitud 6,2 que de madrugada golpeó al país y dejó decenas de muertos, sostiene que no había visto “nada parecido” en su vida. Incluso le cuesta encontrar las palabras, en declaraciones a varias emisoras italianas. Los expertos, en cambio, acuden a definiciones claras para describir la zona afectada. “Es un área de altísimo riesgo”, explica Andrea Tertulliani, experto del Instituto Italiano de Geofísica y Vulcanología a La Repubblica. De hecho, el estudioso advierte del peligro de que se produzcan más temblores en las próximas horas. 

El epicentro del seísmo se registró cerca de Accumoli, un pueblo ubicado en pleno centro de Italia y en los Apeninos, la cadena montañosa que atraviesa el país como una espina dorsal. Aunque los temblores se llegaron a percibir hasta casi 300 kilómetros más al norte y al sur (de Rímini a Nápoles), la zona más dañada es una de las áreas con menor densidad de Italia, con decenas de pueblos esparcidos por los montes y la práctica ausencia de grandes ciudades. Accumoli, por ejemplo, cuenta con 667 habitantes y Amatrice con 2.646, según el Instituto Italiano de Estadística.

Rieti, la provincia que acoge Accumoli, es la 100ª de 110 en una lista ordenada según cuántos habitantes viven por kilómetro cuadrado: 58. Por hacer una comparación, Roma, capital del país y de la misma región de Rieti, el Lacio, cuenta con 809, según datos del Instituto Italiano de Estadística. “El seísmo ha golpeado una zona muy amplia de la Italia apenínica central, repleta de centros históricos y localidades menores”, concreta a La Repubblica Paolo Messina, director del CNR Igag (Instituto de geología ambiental y geoingeniería del Consejo Nacional de las Investigaciones).

La cercana provincia de Perugia, a la que pertenecen otras aldeas dañadas por el terremoto, es la 83ª en la clasificación por densidad, con 104 habitantes por kilómetro cuadrado. Sea como fuere, “la zona que abarca Umbria, Las Marcas meridionales y los Abruzzos es sede de una sismicidad frecuente y a menudo muy fuerte”, continúa Tertulliani. Los expertos recuerdan también que Italia central ha sufrido muchos terremotos a lo largo de los siglos y también de las últimas décadas —la mayoría cita el de L'Aquila, que dejó más de 300 muertos en 2009— y que la misma área dañada anoche experimentó un temblor prácticamente idéntico en 1639.

Más información