Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una ciudad de Córcega se suma al veto al ‘burkini’ tras unos enfrentamientos en la playa

La alcaldía prohíbe el bañador islámico tras incidentes entre vecinos de la localidad y familias de origen magrebí

Protesta en Bastia (Córcega) el domingo por la tarde.

La alcaldía de Sisco, localidad a una decena de kilómetros de la capital corsa Bastia, anunció este lunes que prohíbe el uso del burkini en sus playas, al igual que ya hicieron Cannes y una localidad vecina de la Costa Azul. La decisión está motivada por unos violentos incidentes que durante el fin de semana opusieron a unas familias de origen magrebí y vecinos de la ciudad en una cala de la ciudad, dejando cinco heridos. La fiscalía de Bastia ha abierto una investigación para determinar las causas de la pelea. El domingo, 500 personas se manifestaron en un clima tenso en la capital de la isla para denunciar la violencia.

El alcalde socialista de Sisco, Ange-Pierre Vivoni, indicó que el veto se decidió el domingo por la noche, tras reunir en urgencia al consejo municipal. Se ampara en el modelo de las órdenes municipales dictadas este verano por la alcaldía de Cannes y de Villeneuve-Loubet, en el sur de Francia, validadas este sábado por la justicia. Las autoridades tomaron esta decisión como consecuencia de una violenta pelea que se registró el pasado sábado en una de sus playas y que ha crispado el ambiente en la isla durante el fin de semana.

El sábado por la tarde, tres familias de origen magrebí, entre las que se encontraban varias mujeres que llevaban velo —algunos testigos hablan de burkini— y con niños pequeños, se encontraban en una cala de Sisco. Residentes de un barrio popular de la capital Bastia, habían acudido a pescar, según los bomberos citados por la prensa local. Un turista que sacaba fotos de la zona, fue increpado por uno de los hombres magrebíes, de unos 40 años, que le acusó de estar fotografiando a su esposa, según detalla Le Monde en base a los testimonios de vecinos. Un adolescente de Sisco, que se encontraba con una decena de amigos, tomó a su vez una foto de la escena y el hombre se dirigió a él y le golpeó en la cara. Los chavales llamaron entonces a sus padres, que llegaron a la playa con unos 40 vecinos de la localidad.

Fue el inicio de unos duros enfrentamientos, que se saldaron con cinco heridos en ambas partes; entre ellos una mujer embarazada. Todos habían recibido el alta el domingo por la noche. Uno de los padres de los adolescentes fue herido con una flecha de arpón y uno de los chicos fue golpeado con el mango de un machete. Los vecinos incendiaron a su vez los coches de las familias de origen magrebí. Unos 100 efectivos de seguridad tuvieron que intervenir. La fiscalía de Bastia ha abierto una investigación por “violencia en grupo” para determinar el origen exacto de la palea.

El altercado amenaza con atizar la crispación en la isla, donde el pasado mes de diciembre se vivieron episodios de violencia antiárabe, a pesar de los reiterados llamamientos a la calma de las autoridades. Unas 500 personas se manifestaron el domingo en Bastia para denunciar la violencia, en un ambiente tenso. Al grito de “a las armas, vamos a demostrarles que estamos en nuestra casa”, la multitud se dirigió al barrio de Lupino, donde las familias de origen magrebí que participaron en la pelea dijeron residir. Las fuerzas de seguridad bloquearon la entrada a la zona.

Más información