Al menos ocho muertos y más de 50 heridos en dos atentados del PKK en el sureste de Turquía

Los ataques se han producido en Kiziltepe y Diyarbakir

Al menos ocho personas, casi todos civiles, han muerto y otras más de medio centenar han resultado heridas en dos ataques casi simultáneos atribuidos al grupo armado Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en las localidades de Kiziltepe (provincia de Mardin) y Diyarbakir, ambas en el sureste de Turquía. De confirmarse la autoría, sería el mayor ataque realizado por la organización kurda desde el fallido intento de golpe de Estado el pasado 15 de julio, si bien sus acciones armadas letales se habían incrementado tras la asonada, aprovechando el momento de debilidad de las fuerzas de seguridad turcas. Numerosos oficiales de las divisiones del Ejército turco y de la Gendarmería estacionadas en la región kurda de Turquía han sido purgados o detenidos desde la sublevación militar.

VArias ambulancias y camiones de bomberos en el lugar del atentado de Kiziltepe, este miércoles.
VArias ambulancias y camiones de bomberos en el lugar del atentado de Kiziltepe, este miércoles. REUTERS

Entre los heridos del atentado en Kiziltepe se encuentran cinco niños de entre dos y cinco años, según el Gobierno turco. Los atentados se produjeron, respectivamente, en torno a las 18.35 y las 19.10 hora local. En el primero, un coche bomba explotó al paso de un vehículo blindado de la policía, a 50 metros de la entrada del hospital público de Kiziltepe y en una zona donde existen varios edificios de viviendas para policías, militares y magistrados. Según la agencia de noticias DHA, medio centenar de personas resultaron heridas por la potente explosión. La mayoría fueron atendidas en el lugar, pero otras 19 —seis agentes y trece civiles— fueron ingresadas con pronóstico grave. Tres personas —dos civiles y un policía— murieron en el ataque, de acuerdo a fuentes gubernamentales.

El segundo ataque se produjo en las afueras de Diyarbakir, la capital oficiosa de los kurdos de Turquía. Un artefacto explosivo improvisado fue accionado al paso de un blindado policial en las cercanías de una zona recreativa a la vera del río Tigris. Según la agencia oficial Anadolu, cuatro civiles que se encontraban en el parque fallecieron en el acto y otro tras ser trasladado al hospital. En total resultaron heridas 13 personas, de las cuales cinco eran policías que transportaba el blindado resultaron heridos. Uno de ellos se encuentra en estado grave.

Una fuente del Gobierno turco consultada por este diario atribuyó la autoría al PKK, pese a que éste aún no ha reivindicado los atentados. Eso sí, en una entrevista publicada este lunes por la agencia ANF (ligada al grupo armado), uno de los jefes militares del PKK, Cemil Bayik, había amenazado con incrementar los ataques: “A partir de ahora la guerra se extenderá de las montañas a las llanuras, a las ciudades y a las metrópolis. Los policías ya no podrán vivir tan tranquilamente como antes en las ciudades”.

Más información
Turquía apunta a una suicida kurda como autora de la matanza de Ankara
Turquía abre la vía para procesar a 138 diputados, la mayoría de la oposición
Cuatro muertos en una explosión en el sureste de Turquía
Erdogan se niega a reformar la ley antiterrorista como exige la UE

Desde que el año pasado se rompiesen las negociaciones del proceso de paz, la guerra ha regresado con fuerza inusitada a la región kurda de Turquía, y más de 1.700 personas —en torno a un tercio, civiles— han fallecido en los combates entre fuerzas de seguridad y rebeldes kurdos y en diversos atentados. Además, barrios enteros de varias localidades que han sido sometidas al cerco del Ejército han sido destruidos y numerosos cargos electos de partidos prokurdos han sido detenidos.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS