Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Gilberto Guevara | Consejero del Instituto Mexicano de Evaluación para la Educación

“Nuestra sociedad está siendo presa del sentimentalismo de la CNTE”

El experto en educación defiende la reforma educativa mexicana en su libro 'Poder para el maestro, poder para la escuela'

Gilberto Guevara Niebla, consjero del INEE.
Gilberto Guevara Niebla, consjero del INEE.

Gilberto Guevara Niebla (Culiacán, 1947) se siente solo porque ha tomado una postura contracorriente: ha decidido defender la polémica reforma educativa mexicana. Este biólogo con estudios de posgrado en la École des Hautes Études en Sciences Sociales de Francia y exlíder estudiantil en 1968 ha decidido respaldar el intento del Gobierno mexicano para transformar el sistema educativo. Sus razones están expuestas en Poder para el maestro, poder para la escuela (Cal y Arena, 2016). El libro intenta desmontar las “falsedades” que el sector radical del magisterio, agrupado en la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), utiliza contra la iniciativa.

Pregunta. Dice que si la reforma fracasa México se habrá derrotado a sí mismo.

Respuesta. Vamos para atrás, dando pasos hacia la barbarie. Ahora prima un individualismo consumista. Vives tranquilo, en tu hogar y defiendes tu propio feudo. Pero no preocupa lo público. ¿Quién ha salido a defender la reforma? ¿Dónde están los partidos políticos, los padres de familia y la sociedad civil? Los empresarios se han quejado de que los bloqueos afectan sus ventas. Deberían salir a defender la reforma. Es lamentable que haya sido abandonada a su suerte por muchas fuerzas sociales.

P. ¿Quién es el principal enemigo de la reforma?

R. El instinto defensivo de los líderes corporativos. La CNTE no tiene más que una bandera, que es derogar la reforma. Es una demanda absurda porque la ley está compuesta por más de 50 elementos. En todo caso, lo que debieron pedir es la derogación de las evaluaciones de los docentes.

P. Hubo muchas quejas por la evaluación de desempeño que el Gobierno hizo en noviembre del año pasado.

R. Es la que más molestó porque las autoridades, dentro de las que me encuentro por ser funcionario del INEE, cometimos el error de creer que era posible evaluar a 150.000 maestros el mismo día. Esto obligó a maestros a viajar 20, 30 ó 100 kilómetros. Fue un desgaste enorme. Llegaron molestos, irritados. Y les pedían que dejaran el celular y los esculcaban, como delincuentes. Eso se puede mejorar y debe cambiar.

P. ¿Qué salida hay al conflicto?

R. Informar. La resistencia a la reforma se ha construido sobre mentiras: la evaluación es punitiva, se va a privatizar la escuela, a los profesores se los va a correr después de evaluarlos, se van a vender los libros de texto, los padres van a pagar la energía eléctrica de las escuelas… La mejor forma de desmontarlo es con información seria.

P. Usted también reconoce que hay un sector vulnerable: maestros de zonas muy pobres, de escasos recursos, que están defendiendo el único sustento de su familia.

R. Es un argumento muy utilizado por la CNTE. La carrera magisterial es una vía de movilidad social de los más pobres. Es cierto, pero no puedes usar argumentos morales donde debes utilizar argumentos pedagógicos. Nuestra sociedad está siendo presa del sentimentalismo con el victimismo de la Coordinadora.

P. ¿Le preocupa el apoyo social a la CNTE?

R. Mucho. Hay una manipulación de las emociones en este juego de la Coordinadora. Ahora tienen su martirologio con Nochixtlán. Esos hechos lamentables le han servido para ganar adherentes. Debería primar el juicio racional e inteligente. La razón debe guiar a la emoción, decía Kant.

P. ¿Cómo puede México acabar con la intromisión de la política en la educación?

R. Que el Estado haya recuperado la rectoría de la educación es muy importante. El Gobierno del PAN, de forma candorosamente ingenua, entregó todo a Elba Esther Gordillo y a su grupo de diez pillos. Ellos comenzaron a dirigir la educación. A los niños hay que sustraerlos de este ambiente lumpenesco-mafioso. Ahora, el SNTE no va dirigir la escuela, ni decidir quien será su profesor ni los planes de estudio o los contenidos de los libros de texto. Eso era lo que el sindicato decidía el sexenio pasado. Es lo que hemos logrado, pero todo está en entredicho.

P. ¿Tendrá éxito la reforma?

R. Las cosas pueden salir bien. Dentro de las filas de la CNTE hay gente inteligente y capaz. La corriente fundadora que luchaba contra la corrupción sigue ahí. Ellos pueden salvar este movimiento.

P. ¿Esa corriente no está siendo escuchada?

R. El momento, sobre todo después de Nochixtlán, favorece a los radicales, que terminan imponiéndose a las voces moderadas.