Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tribunal fija la audiencia de apelación de Leopoldo López para este viernes

Los jueces venezolanos deben estudiar si confirman, reducen o modifican la sentencia del opositor, condenado a 13 años de cárcel

Un partidario de Leopoldo López muestra un cartel con su rostro a las puertas de un tribunal de Caracas, el 20 de junio.
Un partidario de Leopoldo López muestra un cartel con su rostro a las puertas de un tribunal de Caracas, el 20 de junio. Reuters

El Tribunal de Apelaciones de Caracas, que debe considerar la sentencia del Coordinador Nacional del partido Voluntad Popular (VP), Leopoldo López, ha fijado la audiencia de apelación para este viernes. Una vista en la que los jueces deben estudiar el recurso de López a su condena y deben decidir si confirman, reducen, anulan o hacen algún tipo de modificación en la condena del opositor, condenado a casi 14 años y encarcelado en la prisión militar de Ramo Verde desde hace más de dos años. López fue considerado culpable, junto a varios estudiantes, de participar e instigar las manifestaciones de 2014, que provocaron la muerte de 43 personas y cientos de heridos.

A la audiencia programada en Caracas tienen previsto asistir el abogado Javier Cremades y el exministro de Justicia español Alberto Ruiz-Gallardón, miembros del equipo de defensa internacional del excalcalde de Chacao. La vista fijada para el viernes, explica Cremades, se ha convocado con apenas 24 horas de antelación

"Esta vista es sumamente importante porque se está demostrando que la única vía que funciona es la de la defensa de los derechos humanos. Y la figura de Leopoldo López simboliza a todos los presos políticos del país y con ellos los derechos de todos los venezolanos", ha declarado Cremades, justo antes de viajar a Venezuela.

Si se celebra, este vienes sería la primera vez que López compareciera ante los jueces después de ser condenado. Una de las opciones que los jueces pueden barajar es cambiar la prisión del opositor por una medida de arresto domiciliario (lo que se denomina casa por cárcel), como han hecho en otros casos, como el del también dirigente de VP Daniel Ceballos o el alcalde metropolitano de Caracas, el opositor Antonio Ledezma. Una medida que no satisface a la defensa. "Seguiríamos luchando hasta que logremos la libertad incondicional, con todos sus derechos civiles y políticos plenamente restablecidos, porque el arresto domiciliario significa que Leopoldo López sigue inhabilitado", apunta Cremades.

La audiencia dispuesta para mañana, sin embargo, ha sido suspendida antes en dos ocasiones —una el 20 de junio y otra el 12 de julio—, la primera vez por enfermedad de uno de los jueces, según adujo el tribunal; la segunda, por problemas de salud de uno de los abogados de uno de los tres estudiantes condenados junto a López. La segunda vez, las autoridades ni siquiera trasladaron a López desde la cárcel militar de Ramo Verde, a media hora al suroeste de Caracas, hasta el céntrico Palacio de Justicia de la capital venezolana. Allí se congregaron decenas de militantes de VP que coreaban consignas por la libertad de López, entre fuertes de medidas de seguridad, ya que los piquetes de tropas antimotines de la Guardia Nacional y la Policía Bolivariana rodearon el lugar.

La aceptación de la vista en la Corte de Apelaciones, a la que López tiene derecho, sorprendió, no obstante, a la defensa, que no contaba con esta posibilidad y ahora afronta con optimismo la posibilidad de que el tribunal emita un fallo favorable al encarcelado, condenado en septiembre del pasado año.

En la capital venezolana se encuentra también el expresidente español José Luiz Rodríguez Zapatero, que forma parte del equipo mediador —junto a los expresidentes Leonel Fernández (República Dominicana) y Martín Torrijos (Panamá)— creado a instancias de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur). Zapatero, que llegó a Caracas este miércoles, ya ha mantenido contacto con representantes del Gobierno.

Los exmandatarios, con el apoyo de varios países de la región y en especial de Estados Unidos, pretenden poner en marcha una suerte de diálogo entre la oposición, agrupada en cuatro bloques distintos, y el Gobierno. Hasta ahora, cualquier intento ha sido en vano. Las partes no se han puesto aún de acuerdo en la agenda que deberá ser discutida. Para la oposición, la celebración del revocatorio contra Maduro este año es innegociable, algo por lo que el Gobierno chavista no está por la labor

Más información