Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las claves del plebiscito para refrendar los acuerdos del Gobierno de Colombia y las FARC

Al menos 4,5 millones de votos válidos serán suficientes para aprobar o rechazar lo que se ha acordado en el proceso de paz

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, en una alocución tras conocerse la aprobación del plebiscito por parte de la Corte Constitucional
El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, en una alocución tras conocerse la aprobación del plebiscito por parte de la Corte Constitucional EFE

El fallo de la Corte Constitucional de Colombia sobre el plebiscito era una de las decisiones más esperadas en el país respecto al proceso de paz con las FARC. Los magistrados dieron el visto bueno a la consulta planteada por Santos. Pese a lo enrevesado del fallo, estas son las claves para entender el plebiscito.

¿Cuándo se celebrará?

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, deberá anunciar ante el Congreso su intención de convocar el plebiscito y la fecha en que se realizaría. Santos deberá dar este paso una vez que se haya firmado el acuerdo final de paz con las FARC. De esta forma, se cumpliría una máxima que se ha repetido desde que se iniciaran las negociaciones hace casi cuatro años: “Nada está acordado hasta que todo esté acordado”. A partir de entonces, los congresistas tendrán un máximo de un mes para pronunciarse. El presidente podrá convocar la consulta en un lapso de uno a cuatro meses. Todo hace indicar que, una vez se firme el acuerdo, los siguientes pasos se harán con la mayor rapidez posible.

¿Cuánta gente deberá participar para que sea válido?

La Corte Constitucional ha decidido no cambiar el umbral de participación de la propuesta inicial, uno de los temas que ha suscitado más polémica en Colombia. Para que el plebiscito sea aprobado en las urnas bastaría contar con el 13% del censo electoral. Es decir, se necesitaría al menos 4,5 millones de votos válidos para aprobar o rechazar lo que se ha logrado en casi cuatro años de negociaciones en La Habana. Lo que ha determinado la Corte es que solo se podrá votar sí o no, por lo que los votos en blanco no contarán.

¿Qué implica una victoria del sí?

Se le daría validez a lo acordado en La Habana y el Gobierno podrá tramitar las normas necesarias para implementar los puntos del acuerdo. Una herramienta para esto sería el Acto Legislativo para la Paz, una iniciativa que permitiría incorporar los acuerdos al régimen legal y constitucional, a través de proyectos presentados al Congreso por el presidente. Este mecanismo le otorga al presidente la posibilidad de expedir decretos con carácter de ley. Además, establece un procedimiento especial y transitorio para que el tiempo de legislación sea más breve de lo que normal. Por ejemplo, una reforma constitucional que podría tener ocho debates, podría quedar reducido a cuatro.

¿Qué implica una victoria del no?

Es la parte más enrevesada de la decisión de la Corte. A falta de que se publique el fallo completo, los magistrados han determinado que el plebiscito solo tiene carácter vinculante para el presidente, Juan Manuel Santos, pero no para los demás poderes públicos. De esta forma, si ganase el no, el Gobierno no podría seguir con el acuerdo alcanzado con las FARC, pero tampoco significa que esté acabado: el Congreso tendría facultades para ‘rescatarlo’. Incluso, podría volver a otorgar facultades al presidente.

¿Cuál es la postura de los partidos políticos?

La decisión de la Corte Constitucional dejó abierta la posibilidad de que los empleados públicos hagan campaña por el plebiscito, tanto a favor del sí como del no. Sin embargo, aclaró que no se podrán usar imágenes que hagan alusión a ningún partido político ni que se relacionen con la promoción de candidaturas de elección popular. Desde que se conoció la noticia de la aprobación de la consulta, todas las formaciones celebraron el fallo de la Corte salvo el Centro Democrático, del expresidente y senador Álvaro Uribe, que, junto al procurador, Alejandro Ordóñez, ha sido el opositor más crítico al proceso de paz. No obstante, el uribismo no ha aclarado si hará campaña por el no o a favor de la abstención.