Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Cómo será tu ciudad en 2030?

La ONU propone que en ese plazo las urbes aseguren viviendas y servicios básicos adecuados para todos

Un autobús en Ciudad de Panamá.
Un autobús en Ciudad de Panamá. Banco Mundial

Los latinoamericanos, en su gran mayoría, son gente de ciudad. La población urbana en la región pasó del 70% de la población total en 1990 al 80% en 2014. A nivel mundial, se estima que para 2030 el 60% de la población vivirá en ciudades.

Esto representa un reto para las Naciones Unidas y sus Objetivos de Desarrollo Sostenible. Precisamente, el Objetivo número 11 es “lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles”.

Servicios básicos y barrios

Una de las metas que se proponen para lograr ese objetivo en 2030, es que se pueda “asegurar el acceso de todas las personas a viviendas y servicios básicos adecuados, seguros y asequibles y mejorar los barrios marginales”.

No hay una definición única de lo que son los barrios marginales, pero ONU-Habitattoma en cuenta la proporción de la población urbana que no tiene acceso a una fuente de agua y saneamiento mejorados, o que no tienen un espacio suficiente para vivir, entre otros indicadores.

En América Latina, más del 20% de la población urbana vive en barrios marginales. Con variaciones por países. En Perú, por ejemplo, son el 34,2%, mientras llegan al 11,1% en México o al 13,1% en Colombia.

Según datos del Banco Mundial, la región latinoamericana es una de las menos expuestas a la contaminación (cuando se mide en términos de partículas suspendidas con un diámetro menor a 2,5 micrones).

Estas partículas pueden entrar al tracto respiratorio y causar daños severos a la salud. De hecho, según un estudio publicado en 2013 sobre la Carga Mundial de Morbilidad de la OMS, 2,9 millones de personas mueren cada año por la contaminación del aire, es decir, una cada 10 segundos. De acuerdo a los Indicadores de Desarrollo del Banco Mundial, la región que más sufre por contaminación ambiental es Asia del Sur.

A pesar de estar en una relativamente buena posición, las ciudades de América Latina aún tienen el desafío de reducir “el impacto ambiental negativo per cápita de las ciudades, prestando especial atención a la calidad del aire y la gestión de los desechos municipales y de otro tipo”, según la ONU.

Innovación en el transporte público

Otro tema destacado por las Naciones Unidas en el ámbito de las ciudades sostenibles es el del transporte. Muchas ciudades latinoamericanas han invertido desde hace años en sistemas de buses de tránsito rápido, como en la Ciudad de México, Monterrey, Bogotá, Pereira, o Curitiba.

Varios países de la región están trabajando en esa dirección para cumplir con la meta de “proporcionar acceso a sistemas de transporte seguros, asequibles, accesibles y sostenibles para todos y mejorar la seguridad vial, en particular mediante la ampliación del transporte público”, establecida por la ONU.

En Río de Janeiro, la demanda de transporte público está aumentando, así que el sistema ferroviario local puso en servicio nuevos trenes de bajo impacto ambiental: utilizan un tercio de la electricidad de los trenes antiguos y generan energía al frenar.

Asimismo, en Lima dejaron de circular 790 buses viejos y contaminantes, con lo cual se evita la emisión de 26.500 toneladas de gases que causan el efecto invernadero, resultado de un proyecto del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (i), que también rehabilitó 33,2 kilómetros y construyó otros 19,4 kilómetros de rutas para bicicletas entre 2004 y 2010.

*Isabelle Schaefer es productora online del Banco Mundial.