Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Corbyn alerta contra el “riesgo serio e inmediato” de abandonar la UE

El líder laborista comparece para defender sin ambigüedades la permanencia en la UE

El líder laborista, Jeremy Corbyn, en un discurso en el centro de Londres. Ampliar foto
El líder laborista, Jeremy Corbyn, en un discurso en el centro de Londres. EFE

El opositor Partido Laborista ha querido escenificar este mediodía su unidad, deficientemente demostrada hasta la fecha, en torno a dos ejes: su líder, Jeremy Corbyn, y el proyecto europeo. En un evento en el centro de Londres, que ha definido como un “todos a una” de su equipo de oposición con los sindicatos, el líder ha tratado de despejar dudas sobre su criticada ambigüedad respecto a la UE: “Esto es el movimiento laborista diciendo que vamos a votar por la permanencia la semana que viene”, ha aclarado.

Las alarmas se dispararon hace 10 días en los cuarteles generales de la campaña por que Reino Unido continúe en la UE y, a apenas ocho del crucial referéndum, los sondeos siguen situando por delante a los partidarios del Brexit. El lunes, el primer ministro conservador, David Cameron, dio un paso a un lado. Comprendió que él y su Gobierno llegan hasta donde llegan a la hora de atraer electores, y eso no incluye a los jóvenes desencantados y a los votantes laboristas. Su poder de convicción es escaso entre esos dos colectivos cuya movilización todos los expertos señalan como imprescindible para que la permanencia pueda ganar el próximo jueves.

Cameron cedió el escenario a los laboristas, que se resisten a compartirlo con los tories después de la experiencia, nefasta para sus intereses políticos, de la campaña conjunta en el referéndum de independencia escocés de hace dos años. El último primer ministro laborista, Gordon Brown, fue quien recogió el testigo con un discurso el lunes que no es probable que repita el impacto que tuvo el que pronunciara en la recta final de aquella campaña escocesa.

Hoy ha sido el controvertido líder laborista quien se ha decidido a subirse al estrado, en un evento de relativo perfil bajo, anunciado como una oportunidad fotográfica con unos “breves comentarios” de Corbyn. Finalmente, no obstante, se ha parecido más a un discurso en toda regla. El segundo, después de otro que pronunció a mediados de abril, desde que el primer ministro anunciara en febrero la convocatoria del referéndum.

“Queremos defender los muchos logros realizados por los sindicatos en toda Europa que nos han proporcionado mejores condiciones laborales, vacaciones más largas, menos discriminación y permisos de maternidad y maternidad”, ha dicho Corbyn. “Creemos que un voto por el Brexit pondría muchas de esas cosas en un riesgo serio e inmediato”. “Pero también queremos extender esos derechos”, ha añadido. “Y la mejor manera de hacerlo es trabajar con los sindicatos, los partidos obreros y socialistas por toda Europa, en el interés de la clase trabajadora de todo el continente y, por supuesto, de este país”.

La tibieza de Corbyn durante la campaña ha sido muy criticada. El proyecto europeo no está entre las prioridades de un político socialista que votó en contra de la adhesión a la CEE en 1975. La semana pasada, en un programa satírico de televisión, aseguró que su apoyo a la UE está en un 70% o 75%. Hoy Corbyn ha tomado la iniciativa y ha enarbolado la bandera social de la UE. El líder ha advertido de que la mejor manera de proteger la sanidad pública es seguir en la UE. “No votaría por la permanencia si pensara que entraña algún riesgo para la sanidad; el riesgo es abandonar la UE”, ha explicado. Y ha defendido el papel que los inmigrantes desempeñan en esta. “Un total 52.000 ciudadanos de otros países europeos trabajan en nuestra sanidad pública. Contribuyen a nuestro país y salvan vidas”, ha dicho. Esa, no obstante, ha sido la única mención a la inmigración, el tema que, según los expertos, lleva a una parte importante de las bases laboristas a inclinarse por abandonar la UE.

El líder laborista ha tenido duras palabras para los portavoces de la campaña por el Brexit. El exalcalde de Londres, Boris Johnson, y el líder del partido antieuropeo UKIP, Nigel Farage, son “lobos con pieles de cordero”, ha dicho. Y “mienten descaradamente”, ha añadido, cuando dicen que habría más dinero para la sanidad pública si el país abandona la UE.

Más información