Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israel envía dos batallones adicionales a Cisjordania tras el atentado en Tel Aviv

El Gobierno anula 83.000 permisos de viaje para palestinos con motivo del Ramadán

Netanyahu en Moscú. Getty / Quality

El primer ministro Benjamin Netanyahu, respondió este jueves con mano dura al atentado más grave en Israel desde el inicio de una ola de violencia que dura ya más de ocho meses. Tras la muerte de cuatro israelíes en un ataque perpetrado por dos palestinos en Tel Aviv la noche del miércoles con armas de fuego, el gabinete de seguridad ordenó el despliegue de dos batallones suplementarios en Cisjordania, la anulación de todos los permisos de viaje a los palestinos durante el Ramadán y el bloqueo militar de Yata, en Hebrón, de donde procedían los dos autores del tiroteo.

El Ejército anuló las autorizaciones otorgadas a 83.000 palestinos con motivo del Ramadán  para acudir a rezar a la mezquita de Al Aqsa, en Jerusalén. Los visados de seguridad para salir de la franja de Gaza a fin de visitar a familiares en Israel o Cisjordania también fueron cancelados. Las autoridades militares que administran los territorios bajo ocupación suelen conceder este tipo de permisos con motivo de las principales fiestas religiosas islámicas. Su supresión ahora es vista por los palestinos como un castigo colectivo por el atentado de Tel Aviv, que causó también seis heridos. Un portavoz del Departamento de Estado de EE UU pidió anoche contención a Israel a la hora de aplicar sanciones que afectan a la población civil.

Los primos Jaled Majamra, de 22 años y estudiante de ingeniería electrónica, y Mohamed Majara, un obrero de 21 años, se sentaron a las nueve de la noche del miércoles en una mesa del restaurante-pastelería Max Brenner, en el mercado de Sarona, animada zona de ocio de lujo de Tel Aviv.

Vestidos con traje y corbata, parecían hombres de negocios. Ambos pidieron bebidas y tarta de chocolate antes de levantarse y abrir fuego sin mediar palabra contra los clientes del local con subfusiles Carl Gustav de fabricación casera y sembrar el pánico en el corazón de Tel Aviv. Uno de ellos fue herido de bala al ser detenido y tuvo que ser intervenido quirúrgicamente en un hospital. El otro fue reducido por las fuerzas de seguridad cuando huía. La prensa israelí aseguró que un policía le ofreció cobijo en su casa hasta que se percató de quién se trataba. Netanyahu aseguró en la noche del jueves que un tercer participante en el ataque había sido detenido.

Medidas de represalia

Las medidas de represalia del Gobierno contra los atacantes parecen haberse concentrado en sus familiares —204 miembros de su clan perderán el permiso de trabajo en Israel— y en su población, Yata (64.000 habitantes, al sur de Hebrón), que el Ejército selló completamente. Solo se ha habilitado un acceso para permitir la evacuación de residentes por motivos humanitarios.

Los soldados tomaron también medidas para la demolición de las viviendas de los atacantes, en caso de que las autoridades aprueben agilizar la medida punitiva, habitual en los casos de atentados con víctimas. El nuevo titular de Defensa, Avigdor Lieberman —que acudió a almorzar el jueves al restaurante Brenner, situado cerca de la sede de su ministerio—, ha ordenado reanudar la retención de los cadáveres de atacantes abatidos por las fuerzas de seguridad, en contra del criterio del Tribunal Supremo israelí.

El Ejército israelí ha decidido reforzar también su presencia en el territorio ocupado de Cisjordania con el envío de dos batallones (unos tres centenares de soldados) que se sumarán a los miles de militares desplegados en la zona. Las fuerzas enviadas controlarán las zonas en las que no ha sido completada aún la barrera de seguridad de separación erigida por Israel en Cisjordania, como ocurre en las proximidades de Yata. El gabinete de seguridad se comprometió ayer a iniciar las obras antes del próximo 28 de junio.

Miembros del Gobierno israelí se han mostrado divididos sobre la actitud a adoptar tras el atentado. Los sectores más radicales, como el que que representa el ministro de Transporte, Israel Katz, consideran necesario dar “una respuesta extraordinaria”. Ministros más moderados, como el titular de Vivienda, Yoav Galant, recomendaron “actuar con extrema cautela” para evitar una escalada de la violencia, según la prensa israelí.

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, condenó ayer la violencia contra civiles, sin aludir al atentado de Tel Aviv. El movimiento islamista Hamás, que controla Gaza, dijo “celebrar el acto heroico”, pero no atribuyó la autoría a miembros de su organización.

Tel Aviv apenas había sufrido hasta ahora los embates de la última ola de violencia en Israel. Un ataque armado contra un bar protagonizado por un árabe israelí causó tres muertos en enero. Estas son las víctimas del último atentado:

–Mila Michaiev, de 32 años. Vecina de Ashdod, en la costa mediterránea. Esperaba en una mesa la llegada de su prometido, con quien se iba a casar pronto.

–Michael Feige, de 58 años, profesor de Sociología en la Universidad Ben Gurión de Beersheva, al sur de Israel. Tenía tres hijas.

–Ido Ben Aire, de 48 años, ejecutivo de una multinacional. Cenaba con su familia. Su esposa resultó herida.

–Ilana Navé, de 39 años, madre de cuatro hijos. Estaba celebrando su cumpleaños.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información