Las autoridades mexicanas buscan encarcelar a El Güero Palma

El capo, que fue uno de los líderes del cártel de Sinaloa, quedará libre en EE UU el próximo sábado después de cumplir una condena de nueve años

Héctor 'El Güero' Palma con agentes de la DEA.
Héctor 'El Güero' Palma con agentes de la DEA. PGR

Jesús Héctor Palma Salazar, El Güero Palma, uno de los líderes del Cartel de Sinaloa en los noventa, saldrá el próximo sábado de una prisión del norte de California y ese mismo día será deportado a su tierra. Las autoridades mexicanas buscan algún procedimiento penal que haya quedado inconcluso a fin de tener elementos para procesarlo. La titular de la Procuraduría General de la República (PGR, Fiscalía), Arely Gomez, ha pedido a las 32 fiscalías de los Estados que hurguen en sus archivos si hay algún delito que no haya prescrito.

El narcotraficante fue extraditado en enero del 2007 a Estados Unidos y un año después se declaró culpable de traficar hasta 50 kilogramos de cocaína hacia territorio estadounidense. “A través de usted pido una disculpa a Estados Unidos por el error que cometí”, dijo en español, vestido con un uniforme naranja y sin esposas, ante un juez de California en febrero de 2008. La sentencia que se le dictó fue de 16 años de prisión en una cárcel de máxima seguridad, pero debido a su buena conducta la pena se redujo a nueve años.

El Gobierno mexicano está preocupado ante su próxima liberación y no es para menos. El Güero Palma fue un poderoso líder del Cartel de Sinaloa que junto a su socio Joaquín El Chapo Guzmán logró extender la presencia de la organización a centro y sudamérica, así como a doce Estados del país. La fortaleza de ambos criminales se remonta a 1989 cuando el entonces máximo capo mexicano, Miguel Ángel Félix Gallardo, fue recluido en una prisión. El Chapo y El Güero se quedaron con la plaza de Mexicali, una ciudad del norte de México, pero luego comenzaron una disputa con los Arellano Félix por la fronteriza Tijuana, clave para el trasiego de droga a territorio estadounidense.

La debacle de Palma comenzó en 1995. En junio de ese año la aeronave particular donde viajaba sufrió un accidente antes de aterrizar en Nayarit. El capo sobrevivió a la caída y herido, con ayuda de sus sicarios, logró llegar hasta Zapopan, Jalisco, donde fue detenido por personal militar. Días después fue trasladado al penal de Puente Grande, donde se reencontraría con su amigo El Chapo Guzmán preso desde 1993. En la cárcel ambos capos tejieron una red de complicidades y sobornos que les permitió tener el control del penal y sobrevivir el encierro con privilegios. Según testimonios de los custodios recabados en una causa penal, los sinaloenses ingresaban alcohol, drogas y prostitutas a sus celdas. 

El 2001 sería el último año de compartir andanzas. El 19 de enero de ese año Guzmán Loera escapó de Puente Grande en un carrito de lavandería y El Güero Palma fue acusado por la Fiscalía General de ser uno de los cómplices de la fuga. Sin embargo, años después fue absuelto del delito de evasión de preso y sólo lo acusaron por cohecho, delito que ya había purgado.

Desde que fue detenido en 1995 el sinaloense emprendió una batalla legal para refutar las acusaciones de la PGR. A través de una serie de amparos sus abogados lo libraron de unos 20 procesos judiciales, según dio a conocer el semanario Zeta. La PGR sólo logró condenarlo a siete años de prisión por el delito de posesión de cocaína. El 21 de junio de 2002, dos días antes de que acabara su condena, la Procuraduría le notificó a Palma que un juzgado había ordenado nuevamente su aprehensión por su presunta responsabilidad en delitos contra la salud. “El narcotraficante había posibilitado el tráfico, comercio, transportación, introducción y extracción del país del estupefaciente denominado cocaína”, quedó asentado en la resolución.

En 2007 cuando fue extraditado ya había saldado sus pendientes con la justicia mexicana. Por ello, el Gobierno de este país no ha logrado encontrar hasta el momento alguna investigación en su contra. El sábado, una vez que se abra su celda en Atwater, un condado del norte de California, Palma Salazar será entregado a oficiales de Aduanas e Inmigración (ICE) para su inmediata deportación. En México encontrará un cártel de Sinaloa encumbrado y fortalecido, más poderoso que aquel que él dejó, pese al arresto del Chapo Guzmán.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS