La PGA abandona a Donald Trump por la Ciudad de México

La asociación traslada el torneo de golf del resort del magnate en Florida y él contesta que espera que el seguro "cubra secuestros"

El candidato republicano Donald Trump recorre el circuito de golf en su resort de Doral, Florida.Foto: reuters_live | Vídeo: L. M. ÁLVAREZ (AP) / QUALITY

“Hoy es un día triste”, dice el último comunicado de Donald Trump.

El torneo de Golf de la PGA que hasta ahora se celebraba en uno de los resorts del empresario en Florida se muda a la Ciudad de México y pasará a llamarse WGC-Mexico Championship. La decisión pone fin a más de cinco décadas de tradición en las que una de las citas del circuito internacional de golf pasaba por el hotel de lujo Trump Doral, en Miami.

La respuesta del empresario y candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos no ha tardado: “Espero que su seguro cubra posibles secuestros”, declaró el candidato a la cadena FOX tras revelar que había roto su acuerdo con la PGA. “Esta decisión sólo refuerza la razón por la que quiero ser el presidente de Estados Unidos”.

El aspirante republicano acusa a la asociación estadounidense de poner sus intereses por delante de la economía local, los puestos de trabajos que genera el torneo y sus seguidores en Estados Unidos. “Se lo llevan a la Ciudad de México. Lo único que digo es ¿qué está pasando aquí? Es muy triste cuando piensas en lo que ocurre en nuestro país”.

La PGA ha confirmado este miércoles su acuerdo con el Club de Golf de Chapultepec para celebrar allí el torneo durante los próximos siete años. Según el diario The New York Times, estará gestionado por el Grupo Salinas, un conjunto empresarial liderado por el multimillonario Ricardo Salinas.

“Desde el punto de vista del golf, no tenemos ningún problema con Donald Trump”, declaró este miércoles el comisario de la PGA, Tim Finchem, que aseguró que la decisión está relacionada con la ausencia de un patrocinador que avalara mantener el torneo en la región de Miami. “Políticamente somos neutrales”.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Pero la decisión de Finchem supone también un golpe para un empresario, Trump, que compró el resort que ahora lleva su nombre en Doral en 2012 y que invirtió 250 millones de dólares, según el Times, para renovarlo. Hace pocos meses, cuando celebró su importante victoria en las primarias de Florida sobre el senador y candidato local Marco Rubio, Trump eligió el resort como escenario desde el que escenificar su poder en el Estado.

Hoy, el aspirante a presidente que lanzó su carrera política con insultos xenófobos a los inmigrantes y que hace apenas unos días puso en duda la imparcialidad de un juez porque “parece ser mexicano”, ve como una de las citas más importantes del golf se marchan al otro lado de la frontera donde ya ha prometido, además, construir su famoso muro si llega a la Casa Blanca.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS