Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El espionaje francés augura atentados yihadistas con bomba en breve

El jefe de los servicios secretos pronostica nuevos zarpazos seguidos de violentas respuestas de la ultraderecha

Agentes de la policía francesa patrullan frente a la catedral de Notre-Dame, en París, el pasado marzo.
Agentes de la policía francesa patrullan frente a la catedral de Notre-Dame, en París, el pasado marzo. AFP

Francia ha sufrido en los últimos tiempos los más duros ataques del terrorismo yihadista, pero lo peor aún está por llegar. En contra de la práctica habitual en el resto de países, el presidente y el primer ministro reiteran que esta “guerra” tendrá pronto nuevos capítulos. Ahora, el jefe de los servicios de información interior, Patrick Calvar, se ha atrevido incluso a precisar que el Estado Islámico (ISIS) se apresta a realizar muy pronto “una nueva forma de ataque”: estallar bombas en lugares con gran afluencia de público “para crear un clima de pánico”. La Eurocopa, que comienza el 10 de junio, encaja plenamente con ese objetivo.

El impactante anuncio lo hizo Calvar, director general de seguridad interior, en una comparecencia el pasado día 10 en la Comisión de Defensa de la Asamblea Nacional, que este jueves difundió la transcripción. “Francia es hoy, sin duda, el país más amenazado. Sabemos que Daech —acrónimo del ISIS— planea nuevos ataques”. Entre otros motivos porque busca “vengarse” por los bombardeos que sufre en Siria o Irak.

Es en Siria o Irak donde se preparan esos atentados, como se prepararon los de noviembre. Los terroristas allí entrenados, según el relato de Calvar, utilizan redes de apoyo en Turquía y centros de acogida en Bélgica, donde se aprovisionan de armas y explosivos. En Francia, sostiene, aún no tienen un centro de logística.

La yihad dispone de abundantes voluntarios bien entrenados para actuar. 645 franceses están ahora en Siria o Irak. Otros 240 han regresado. Y otros 201 están, de ida o vuelta, en el camino. Los autores de los ataques del año pasado en París habían sido entrenados en Oriente Próximo. La dramática aventura ha costado ya la vida a 173 combatientes que salieron de Francia, algunos de ellos muertos como suicidas.

Un dato desconocido hasta ahora: 400 menores están con los franceses en Siria o Irak. Dos tercios salieron con sus padres a la zona, pero el resto han nacido allí. Y han sido formados, educados y entrenados en la violencia desde sus primeros años de vida. “Les dejo a su imaginación los problemas legales que conllevará su retorno con sus padres, si lo hacen, sin contar los problemas de seguridad porque los niños están entrenados e instrumentalizados por Daech”, dijo el responsable de información a los diputados.

Francia ha detenido hace unas semanas a los tres primeros individuos radicalizados que intentaban ir a Libia,

La sorpresa fue mayor cuando les dio otra primicia: Francia ha detenido hace unas semanas a los tres primeros individuos radicalizados que intentaban ir a Libia, el nuevo destino de muchos yihadistas. Es a Libia a donde quieren marcharse muchos combatientes europeos que no soportan los constantes bombardeos o el régimen disciplinario impuesto por el ISIS en Siria o Irak.

En Libia ya hay varios franceses y los servicios de información temen que se cree una nueva vía de captación de extremistas. A ese país, mucho más próximo a la costa europea, resulta muy fácil acceder desde países del Sahel en los que también actúan el ISIS o Al Qaeda.

Todos estos fenómenos auguran un problema para el futuro que ya plantean los servicios secretos: los veteranos de esta nueva guerra. “No habrá que perder de vista que, entre los veteranos, habrá terroristas muy aguerridos; y también gente con problemas psiquiátricos cuya deriva desconocemos”.

Pero en el futuro más próximo asoma otro gravísimo peligro: los enfrentamientos violentos en suelo europeo entre islamistas radicales y activistas de extrema derecha. Calvar está convencido de que esa confrontación está al caer. “Uno o dos atentados más y llegará". “Los extremismos crecen por doquier y nosotros estamos a punto de dedicar recursos para vigilar a la extrema derecha, que no espera más que la confrontación, los enfrentamientos entre comunidades”.

Los insultos y ataques ultras a emigrantes, sobre todo en Francia y Alemania, le dan la razón al jefe de los servicios secretos, que ahora lanza la alerta: “Europa está en un gran peligro”. Y añade una dura descripción de la realidad: “La tentación de los populismos, el cierre de las fronteras, la incapacidad de Europa para dar una respuesta común, la incapacidad para adoptar una legislación aplicable en todos los lugares, nos traen enormes problemas”.

Con todo, la más inquietante conclusión de Calvar es su disquisición entre terrorismo y radicalización. “Temo cien veces más a la radicalización que al terrorismo”. Porque al terrorismo, argumenta, se le hace frente, pero no al fenómeno por el que una adolescente francesa de 15 años decide ir a morir a Siria. “Esta radicalización creciente va a distorsionar los profundos equilibrios de la sociedad, y eso es mucho más grave”.

Más información