DÍA INTERNACIONAL DE LA LIBERTAD DE PRENSA
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El terrorismo como coartada

La presidenta de Reporteros Sin Fronteras-España da cuenta del retroceso en materia de libertad de información que ha sufrido el mundo en los últimos años

Mahmoud Abu Zeid, más conocido como Shawkan, es un joven fotorreportero egipcio encarcelado desde agosto de 2013. Fotografiaba una protesta violentamente reprimida por las fuerzas de seguridad del gobierno de Al Sisi, cuando le detuvieron. Le acusan de “ingreso en banda criminal, asesinato, crear terror y poner en peligro la vida de personas”. Shawkan es uno de los más de veinte periodistas encarcelados en Egipto. Le pueden condenar a cadena perpetua. Su vista judicial ha sido suspendida varias veces. Su familia está destrozada.

Más información
Irán sigue deteniendo a periodistas a pesar del Gobierno de Rohaní
Correa anima a sus seguidores en redes sociales a hostigar a sus críticos
Arabia Saudí utiliza la ley antiterrorista para silenciar la crítica
El Kremlin controla la televisión
China: el mayor carcelero de periodistas
Un fotoperiodista encarcelado mil días que ilustra una rutina en Egipto
Libertad de prensa: bajo la amenaza constante

Egipto se ha convertido en una de las mayores cárceles del mundo para periodistas, y en uno de los países que, con la disculpa del terrorismo, ha restringido más el derecho a la libertad de información. Su nueva ley Antiterrorista condena a elevadísimas multas a los periodistas que no publiquen la versión oficial después de un atentado. La mayoría de los informadores está acusada de pertenecer a los Hermanos Musulmanes considerado un grupo terrorista.

Es sólo una muestra del fuerte retroceso en materia de libertad de información que venimos sufriendo en el mundo en los dos últimos años. 2015 estuvo marcado por el terrorismo islamista, que llegó a París de la mano de Al-Qaeda con la masacre de Charlie Hebdo. Al finalizar el año, ISIS, Al Nusra y Al-Qaeda mantenían secuestrados a 54 periodistas, entre ellos tres españoles, la mayoría en Siria e Irak. Pero ese terrorismo islamista no incide solo sobre los países en conflicto, porque al expandirse globalmente ha servido de coartada perfecta a muchos gobiernos para endurecer las leyes a favor de la libertad de prensa.

Francia, sin ir más lejos, ha sido uno de los países más afectados por esta dinámica general reflejada en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa que Reporteros Sin Fronteras acaba de publicar. Y no se puede alegar que Francia no sea un país democrático. La evolución global muestra un clima de miedo generalizado que se suma a la creciente influencia de Estados con ciertas ideologías y los intereses de las empresas privadas de comunicación, cuya propiedad está cada día más concentrada en menos manos.

El resultado es una especie de paranoia de numerosos dirigentes mundiales frente al ejercicio del periodismo. Se trata de que los periodistas incordien lo menos posible, es necesario silenciarlos porque son molestos para todos los poderes. Y en la disyuntiva seguridad-libertad, la libertad de prensa no sale bien parada.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Y no se trata de países totalitarios. Europa por ejemplo, que sigue en los primeros puestos de la Clasificación, ha sufrido una erosión importante: abusos en el contraespionaje, aprobación de leyes que autorizan la vigilancia a gran escala; aumento de conflicto de intereses, mayor control de las autoridades sobre los medios de comunicación públicos, y, en ocasiones, también sobre los privados. No se puede decir que la trayectoria sea precisamente positiva. Y si la democrática Europa encabeza lo positivo, podemos imaginar los terribles abusos, desde asesinatos a exilios, pasando por secuestros, encarcelamientos, censuras y presiones de todo tipo que sufre el periodismo y los periodistas que intentan ser independientes en el mundo.

Malén Aznárez es periodista y presidenta de Reporteros Sin Fronteras-España

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS