Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

John Boehner acusa al candidato Ted Cruz de ser “Lucifer encarnado”

El exportavoz de la Cámara de Representantes descalifica al senador republicano que aspira a robar la nominación a Trump

El republicano John Boehner en la Cámara de Representantes.
El republicano John Boehner en la Cámara de Representantes. AP

El exportavoz de la Cámara de Representantes John Boehner ha irrumpido en la campaña presidencial republicana para descalificar a Ted Cruz, el senador que aspira a robar la nominación a Donald Trump. “Nunca he trabajado con un hijo de puta más miserable en mi vida”, declaró Boehner en una evento en California este miércoles. El insulto es tan poco común en un político del rango de Boehner que las televisiones estadounidenses solo hicieron referencia con las siglas S. O. B. son of a bitch.

Si hay alguien que conoce las consecuencias del giro a la derecha más conservadora que ha adoptado en los últimos años el Partido Republicano, ése es Boehner. Pero sus palabras sobre Cruz, precisamente uno de los impulsores de ese viraje, acaban de sumarse a la lista de polémicas de la carrera por llegar a la Casa Blanca. Según el que fuera líder republicano en el Congreso, el senador de Texas es “Lucifer encarnado”.

Cruz respondió inmediatamente a través de un mensaje en Twitter en el que pregunta de manera retórica “quién está resistiendo” al establishment de Washington, Trump, el “colega” con el que Boehner “juega al golf e intercambia mensajes de texto” o “Carly y yo”. El senador y candidato hace referencia así a la supuesta relación amistosa entre el exportavoz republicano y Donald Trump, y a Fiorina, presentada ayer como su posible número dos en el caso de lograr la nominación.

Boehner realizó estas declaraciones durante un evento en la Universidad de Stanford el miércoles por la noche. El republicano de Ohio ya ha calificado a Cruz en el pasado como “un falso profeta” o “burro”. “Tengo amigos demócratas y republicanos. Me llevo bien prácticamente con todo el mundo, pero nunca he trabajado con un hijo de puta más miserable en mi vida”, declaró Boehner según ha revelado un diario local.

La complicada relación entre ambos políticos dio comienzo en 2010, cuando ambos ascendieron a su puesto más alto en Washington. La victoria de los republicanos en las legislativas de ese año, impulsada especialmente por la oleada ultraconservadora del Tea Party, elevó a Boehner hasta la presidencia de la Cámara de Representantes, donde su partido estrenó mayoría. Ted Cruz, por su parte, se convirtió en senador por el Estado de Texas.

Desde su escaño, Cruz lideró varias iniciativas como el rechazo a la reforma del sistema de inmigración o a la negociación del déficit de Estados Unidos, que derivó en el cierre temporal del gobierno en octubre de 2013. Cada paso que daba Cruz hacia la derecha dificultaba cualquier maniobra de Boehner para mantener cierta estabilidad dentro de su partido, primero, y trabajar con los demócratas, después.

Hoy Boehner, que renunció a su cargo el año pasado, asegura que votará por Donald Trump si éste finalmente se hace con la nominación a la presidencia. Cruz, por su parte, ha sido incapaz de unir al partido a través de su candidatura. Y mientras tanto, el magnate neoyorquino puede arrebatarles a ambos el liderazgo republicano. Las heridas siguen abiertas.

Más información