Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cleveland paga cinco millones por la muerte a tiros de un niño negro

Tamir Rice, que llevaba una pistola de juguete, falleció en 2014 por disparos de un policía blanco

La policía de Cleveland mata a un niño que llevaba una pistola de juguete.  La policía de Cleveland mata a un niño que llevaba una pistola de juguete

La ciudad estadounidense de Cleveland pagará seis millones de dólares (5,3 millones de euros) para indemnizar a la familia de Tamir Rice, el niño afroamericano de 12 años que murió en 2014 por los disparos de un policía. El fallecimiento de Rice, que jugaba con una pistola de plástico, conmocionó a un país ya inmerso en el doloroso debate sobre la violencia policial.

Con este acuerdo, que todavía deberá ser ratificado por la justicia, Cleveland pacta la retirada de la demanda contra el agente Timothy Loehmann, autor de los disparos que mataron a Rice, y contra su compañero de patrulla. La indemnización supone también que la familia del niño no podrá querellarse contra la ciudad y la policía de Cleveland tampoco podrá ser sometida a un juicio por violación de los derechos civiles del niño ante un juez federal.

La muerte de Rice se sumó en 2014 a la de Michael Brown en Ferguson y la de Eric Garner en Nueva York. A pesar de que no fue seguida de las mismas protestas, si causó profunda conmoción por la difusión de en un vídeo grabado por una cámara de vigilancia en la que se ve cómo los agentes dispararon contra el menor nada más llegar al parque donde jugaba. Posteriormente se supo que una llamada al servicio de emergencias ya había alertado anteriormente de la presencia de una persona armada, pero que la pistola podía ser falsa.

Samaria Rice, la madre de Tamir, en diciembre de 2014. Tras ella, la foto de su hijo.
Samaria Rice, la madre de Tamir, en diciembre de 2014. Tras ella, la foto de su hijo. REUTERS

Las autoridades de la ciudad de Cleveland mantuvieron en todo momento que los agentes no habían cometido ningún error. El pasado mes de diciembre, un gran jurado decidió que no se debían presentar cargos contra ellos, como tampoco recomendó el fiscal del condado, Tim McGinty, que aseguró que Rice murió por “una tormenta perfecta de errores humanos”.

La familia Rice ha denunciado en varias ocasiones tanto la extensión del proceso legal como la falta de cargos contra los dos agentes implicados en la muerte del niño. "Aunque es una sentencia histórica en términos financieros, ninguna cantidad puede compensar adecuadamente la pérdida de una vida", ha afirmado este lunes la abogada de la familia, Subodh Chandra. Según el acuerdo, los herederos del niño recibirán 5,5 millones de dólares, mientras su madre, Samaria, y su hermana recibirán además 250.000 dólares cada una.