Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de alemanes protestan contra el acuerdo comercial entre la UE y EEUU

Unas 35.000 personas protestan en Hannover, donde el domingo Merkel recibe a Obama

Protesta contra el acuerdo comercial de la UE y EEUU en Hannover.
Protesta contra el acuerdo comercial de la UE y EEUU en Hannover. AP

Miles de alemanes se manifestaron este sábado en Hannover, adonde este domingo llega el presidente de EEUU, Barack Obama, en una marcha multitudinaria para reclamar a su Gobierno que no suscriba ni apruebe el polémico tratado de libre comercio e inversiones (TTIP), que negocia la Unión Europa con Estados Unidos desde 2013. La capital de estado federado de Baja Sajonia acogerá una nueva protesta este domingo.

Los convocantes -tres partidos políticos (Los Verdes, La Izquierda y los Piratas), organizaciones no gubernamentales y sindicatos la eligieron para mostrarle a la canciller alemana, Angela Merkel, y al mandatario estadounidense, su rechazo al acuerdo comercial, que consideran que pone en peligro miles de empleos en Alemania. Los aspectos más polémicos están vinculados al medioambiente y la salud, en vista de los muy diferentes estándares a ambos lados del Atlántico, y al enorme poder de las grandes corporaciones para imponer sus condiciones comerciales.

Merkel y Obama mantendrán este domingo en la ciudad en un encuentro bilateral y ambos inaugurarán allí la Hannover Messe, la feria Industrial más importante del ramo en el mundo, que este año tiene como invitado especial Estados Unidos. En el encuentro, según la prensa germana, ambos buscarán un camino para desbloquear las negociaciones y hacer posible que el tratado se firme durante el actual mandato del presidente estadounidense.

Los manifestantes, unos 35.000 según la policía, más del doble según los organizadores, se congregaron en la plaza de la Opera de la ciudad y después de escuchar arengas políticas, iniciaron una marcha pacífica que recorrió el centro de Hannover. La mayoría de los participantes lucían camisetas donde se podía leer “Stopp TTIP!” (¡Detengan el TTIP) o “Gibt TTIP keine Chance!” (¡No den ninguna posibilidad al TTIP!).

Una de las estrellas de la protesta fue un pintoresco caballo de Troya que lucia un cartel con una frase adecuada al sentimiento popular: “¿TTIP, un troyano?”. Otro grupo de manifestantes tuvo la ocurrencia de construir un ataúd pintado de negro donde colocaron un cartel con una advertencia amenazante: “El dinero mata a la democracia”.

A pesar de que uno de cada tres alemanes rechaza el acuerdo comercial de la UE con EEUU y solo un magro 19% está a favor, tanto Merkel como Obama dejaron saber que ambos seguirán luchando para llegar a un pacto. En su mensaje semanal, la canciller señaló este sábado que el acuerdo podía ofrecer la posibilidad de definir nuevos estándares a nivel mundial y rechazó que las negociaciones se llevaran a cabo al margen de la opinión pública. “Hemos hecho todo lo posible para mejorar la transparencia en las negociaciones”, aseguró Merkel. La opacidad en la que se ha negociado es la fuente de buena parte de las críticas.

El presidente Obama, en cambio, eligió las páginas del periódico Bild para hacer campaña a favor del TTIP. “El acuerdo es el mejor camino para crear empleos y crecimiento”, señaló. El acuerdo reforzará el comercio y el mercado laboral en América y Europa”, añadió.

Pero los alemanes piensan diferente. En octubre pasado, Berlín se convirtió en la capital de la protesta alemana cuando unas 250.000 personas marcharon por el centro de la ciudad para protestar contra el polémico acuerdo. La protesta del sábado en Hannover reunió a muchos menos pero envió un mensaje con tundente a la élite política: el rechazo de los alemanes.

“Estamos en contra de los acuerdos comerciales que atentan contra la democracia y el Estado de derecho. Nuestro rechazo. nos hacen fuertes para un comercio mundial justo, que se basa en los derechos laborales, sociales, ambientales y estándares de consumo en lugar de los intereses corporativos”, señalaba un comunicado suscrito por todos los organizadores de la protesta.