Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición siria deja el diálogo ante la muerte de más de 40 personas en bombardeos

La coalición gubernamental ataca dos mercados en la provincia de Idlib

Un hombre herido en los bombardeos es atendido en Idlib
Un hombre herido en los bombardeos es atendido en Idlib AFP

La oposición al régimen de Bachar el Asad ha dado por suspendida su asistencia a las negociaciones de Ginebra para poner fin a la guerra en Siria tras los bombardeos aéreos que causaron el martes al menos 44 muertos en dos poblaciones de la provincia de Idlib, al noroeste del país árabe. El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, que no ha podido precisar si la ofensiva podía atribuirse a la aviación gubernamental o a la de sus aliados rusos, calificó los ataques como la mayor violación del cese de hostilidades desde que se inició la tregua pactada por Rusia y Estados Unidos el pasado 27 de febrero.

Los delegados del Alto Comité para las Negociaciones (HNC, en sus siglas en inglés), que agrupa a los principales grupos rebeldes, comenzaron este miércoles a abandonar Ginebra, donde solo permanecerá un “equipo técnico” para mantener contactos con el mediador de la ONU para Siria, Staffan de Mistura. La oposición ya había advertido el lunes que dejaba en suspenso hasta el viernes la negociación ante la prolongada ofensiva del régimen en la provincia de Alepo (norte).

Tras hacerse pública la información sobre los bombardeos en Idlid, la delegación opositora declaró que la suspensión del diálogo tendría carácter indefinido. “Posponemos nuestra participación en las conversaciones de Ginebra para mostrar el cinismo del régimen, que pretende negociar en plena escalada de la violencia”, afirmó en la noche del martes el portavoz del HNC, Salem al Meslet.

Los bombardeos causaron la muerte de 37 civiles en un mercado en Maaret al Numan, y de otras siete personas en un mercado en la cercana población de Kafranbel, en una zona de la provincia de Idlib controlada por el Frente al Nusra (filial de Al Qaeda), una milicia que junto con el Estado Islámico (ISIS) no está incluida en el acuerdo de alto fuego.

El negociador De Mistura considera que las negociaciones siguen su curso a pesar del portazo de la oposición, y ha mantenido reuniones con otros grupos rebeldes minoritarios y con la delegación del régimen. El embajador sirio ante la ONU, Bachar al Jaafari, insistió este miércoles en que el Gibierno de Damasco va a seguir negociando, y acusó al HNC dde "no representar al pueblo sirio". Al Jaafari ha advertido de que la permanencia del presidente El Asad en el poder no es materia de discusión en las negociaciones, sino solo la “formación de un Gobierno de unidad”.

El Departamento de Estado de EE UU no considera que se haya producido una ruptura completa del diálogo en Ginebra. “Creemos que el cese de hostilidades sigue en vigor. El índice de violencia se ha reducido y sigue siendo un 70% inferior a pesar de las violaciones de la tregua”, dijo el portavoz diplomático norteamericano John Kirby, citado por France Presse.

En Moscú, mientras tanto, el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, advirtió de que la oposición siria “no puede imponer el orden del día en las negociaciones”. “Las conversaciones no están congeladas”, aseguró a la agencia RIA el jefe de la diplomacia rusa, “además [del HNC], hay otros grupos que participan”.