Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Uber reembolsará los cobros “abusivos” en la Ciudad de México

Mancera anuncia que regulará el alza de precios que la empresa utilizó durante los días de crisis ambiental

El logo de Uber
El logo de Uber REUTERS

Uber se ha encontrado con un primer contratiempo en México. Durante los días de contingencia ambiental el gobierno de la Ciudad de México prohibió circular a un gran número de coches, lo que hizo que los capitalinos tuvieran que ir a trabajar en taxi o Uber, las dos formas alternativas de moverse en coche que llevan meses enfrentados por el favor de los clientes. Los que optaron por la aplicación de chóferes privados se encontraron con que debido a la alta demanda de servicio los precios se habían multiplicado hasta por diez, lo que indignó a muchos clientes.  

El jefe de gobierno de la ciudad, Miguel Ángel Mancera, se sumó este viernes a las críticas al hablar de "los abusos" de Uber y anunciar que la empresa devolverá el dinero que cobró de más durante la emergencia ambiental. Además la secretaría de Movilidad se encargará a partir de ahora de regular las tarifas de la aplicación. En redes sociales la compañía recibió un alud de malos comentarios al interpretar que se había aprovechado de un problema ambiental para hacer negocio.

Uber ha anunciado este viernes que devolverá el coste total del viaje a los pasajeros a los que la aplicación les haya cobrado cinco veces o más una tarifa mayor a la usual. También dará dos viajes de 150 pesos a quienes pagaron 3,5 veces más que el precio regular. 

Además la empresa respondió esta semana a las críticas resaltando que para sus conductores también fue un día muy difícil. De acuerdo a los datos que hicieron públicos, tuvieron un 64% más de solicitudes de servicio que un día normal, con el inconveniente de que contaban con un 40% de coches menos. La tarifa dinámica, como al empresa llama a que el precio sea mayor en función de la demanda, entró en acción.

"Sirve para garantizar que ante la escasez el servicio esté disponible a minutos de distancia y que las tarifas puedan bajar lo antes posible incentivando a los conductores a hacer más viajes en las zonas con más demanda" , explica Uber en un comunicado. En resumen, que los precios altos sirvan como criba entre los clientes, lo que abre el debate de si eso es lícito en una compañía que compite con servicios públicos.  

En total, Uber dice que en esos días de crisis el 68% de los usuarios pagó una tarifa regular, mientras que el 20% pagó hasta el doble. El 12% tuvo que pagar una cifra mayor al doble, sin especificar hasta qué cantidad se llegó. Por las tarifas que compartieron en redes, el precio llegó a costar diez veces más que un día corriente.