Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Firmas BLOGS Por PILAR BONET

Canciones de la infancia en el 85 aniversario de Gorbachov

 Gorbachov canta en su fiesta de cumpleaños.  PILAR BONET
Gorbachov canta en su fiesta de cumpleaños. / PILAR BONET

El expresidente de la URSS, Mijaíl Gorbachov, celebró el miércoles 2 de marzo su 85 cumpleaños rodeado de amigos y colaboradores, en una cena en un hotel de Moscú. Para este aniversario, el artífice de la perestroika quería una fiesta íntima y privada, pero sus allegados no se plegaron a sus deseos. La conmemoración no fue tan multitudinaria como hace cinco años, cuando Gorbachov celebró una fiesta en Moscú y una gala benéfica en Londres, pero resultó animada y distendida, casi familiar. Asistían sus compañeros de la “perestroika”, como el primer alcalde democrático de Moscú, Gabril Popov; el que fuera el jefe de las Juventudes Comunistas (el Komsomol) de la URSS, Víctor Mironenko, quien parece no acusar el paso de los años; el héroe de la URSS, veterano de Afganistán y ex presidente de la república de Ingushetia, Ruslán Aúshev, quien recordó cómo había aconsejado a los norteamericanos no repetir el error de meterse en Afganistán. Estaba también el escritor Víctor Yeroféiev, el cantante Andréi Makarévich, el ex ministro de Finanzas de Rusia Alexéi Kudrin y el ex vicejefe de la Duma Vladímir Rizhkov. También había un grupo de periodistas que se formaron en la glasnost o “transparencia informativa” impulsada por Gorbachov, entre ellos los veteranos redactores de Nóvaya Gazeta y su director, Dmitri Murátov, y los colegas de la emisora El Eco de Moscú, con Alexéi Venedíctov, a la cabeza, e incluso Konstantin Ernst, el jefe del primer canal de la televisión, quien anunció a los presentes que había emitido un documental dedicado a la figura de Gorbachov con motivo de su cumpleaños.

Entre los representantes del cuerpo diplomático estaban los embajadores de Alemania, Francia, EE UU e Israel. De la familia del exlíder soviético estaba su hija, Irina, venida especialmente desde Alemania, donde reside. Esta vez, faltaban las dos nietas de Mijaíl Serguéievich, que también viven en el extranjero. En una pantalla, durante la cena se fueron proyectando imágenes de la vida del líder soviético, de sus actividades internacionales y de momentos vividos en compañía de Raísa Maxímovna, la esposa fallecida en 1999. 

A Gorbachov le pidieron que cantara y lo hizo acompañado a la guitarra por Makarévich.

Mijaíl Serguéievich entonó canciones ucranianas aprendidas en su infancia en el pueblo de Privólnoye, en la provincia de Stávropol en el norte del Cáucaso. Las raíces ucranianas y rusas se mezclaban en la familia campesina de Gorbachov, quien heredó el gusto por la música de su madre, de origen ucranio.

A la izquierda, Irina, la hija de Gorbachov, y Dmitri Murátov, director de 'Nóvaia Gazeta'. / P. B.

Gorbachov contó a sus invitados cómo su abuelo paterno y materno se pusieron de acuerdo para ordenar la boda de quienes iban a ser sus padres, pese a que su futura madre había anunciado ya que no amaba al novio que le había elegido su familia y que no pensaba casarse con él. “Cuando me bautizaron, me echaron en la pila, y salí de allí vivo y con el nombre de Mijail, después de que me hubieran estado llamando Víctor durante dos semanas”, relató jocoso Mijaíl Serguéievich.

Gorbachov escucha una canción interpretada por un grupo de jóvenes. / P. B.
Gorbachov apagó de un soplo las velas del pastel de aniversario, pero se retiró temprano, dejando a los invitados con ganas de más fiesta. Durante la jornada, periodistas, analistas y políticos habían debatido y opinado sobre la impronta dejada por el Premio Nobel de la Paz. El presidente Vladímir Putin le mandó un telegrama de felicitación, dirigiéndose al líder de la URSS en su calidad de “presidente del fondo social internacional de investigaciones socio económicas y políticas”. Ni una palabra sobre el pasado y un lenguaje algo envarado: “La fructífera participación activa en la actividad social e investigadora en necesarios proyectos benéficos y de educación con razón le han granjeado un profundo respeto. Es importante la incansable atención que usted presta a la realización de significativas iniciativas en el campo de la cooperación internacional y la aspiración, con su trabajo multifacético, a ayudar al aumento de la autoridad de Rusia en el mundo”, señalaba el texto. Putin concluyó su mensaje deseando a Gorbachov “salud, bienestar y todo lo mejor”.