Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Amazon convierte el himno del xenófobo Pegida en ayuda a refugiados

La polémica por lanzar en el portal la canción del movimiento xenófobo alemán lleva a la empresa a destinar lo recaudado a ONG

Manifestación del movimiento Pegida en Dresde el pasado noviembre.
Manifestación del movimiento Pegida en Dresde el pasado noviembre. AP

La filial alemana de Amazon, el gigante mundial de comercio electrónico, lanzó para sus clientes el pasado 21 de diciembre una primicia musical que se ha convertido en tan solo 10 días en un éxito que ha causado asombro, indignación y alegría a la par en Alemania. Ese día, Amazon ofreció a la venta, por 1,29 euros, una pieza musical sin letra de 5,05 minutos de duración dedicada a honrar y glorificar la causa de Pegida, el movimiento xenófobo nacido en la ciudad de Dresde que se manifiesta en las calles contra la supuesta islamización del país.

Ante la polémica suscitada por la venta del himno de una organización considerada xenófoba, la filial germana de Amazon ha decidido destinar los ingresos por la venta a organizaciones de ayuda a los refugiados.

La pieza musical, que lleva por título Juntos somos más fuertes, fue concebida como un glorioso himno de batalla para el grupo xenófobo, que primero la difundió en forma gratuita a través de su página de Facebook. Pero el líder de Pegida, Lutz Bachmann, descubrió que su movimiento podía ganar dinero si comercializaba el himno.

Amazon, Google Play y el portal DJ Shop aceptaron vender la canción, pero nadie se podía imaginar, que esta ocuparía en menos de una semana el primer lugar en el ranking de popularidad de Amazon, por encima de Hello, interpretada por la cantante Adele. Según Amazon, el himno de Pegida ocupaba hasta el 31 de diciembre el puesto número uno del ranking, pero este viernes Hello vuelve  a recuperar el primer lugar.

El éxito de la melodía sin letra ha alegrado especialmente a los militantes de Pegida, que entendieron que la compra vía Internet de su himno podía ser interpretada como un apoyo silencioso al movimiento. Bachmann, además, anunció que dedicaría el dinero recaudado por las ventas a una “buena causa”: ayudar a los necesitados alemanes sin techo.

Del otro lado, cientos de usuarios de Amazon han criticado que la empresa se preste a vender el himno de Pegida. “El producto no funciona”, escribió un usuario anónimo. "Yo y varios amigos hemos escuchado el himno varias veces y aún no nos sentimos más fuertes y más alemanes. Lo que sí tenemos es un fuerte dolor de oídos", añadía.

“El himno es muy apropiado para Pegida. Ambas cosas tienen cero contenido”, escribió otro usuario, Lukas Henke, mientras que el usuario Paka 1918 sentenció que la música del himno era perfecta para limpiar el baño. “No es otra cosa que flatulencia musical”, escribió Christina Sommer.

La polémica que ha desatado la venta de Pegida en Amazon convenció a los ejecutivos de su filial alemana a buscar un camino para evitar daños a su imagen. El jueves pasado, el grupo anunció que todas las ganancias que obtuviera con la venta del himno serán destinadas a financiar a organizaciones que ayudan a los refugiados

El mea culpa de Amazon no molestó a Lutz Bachmann, quien con ironía dijo que le encantaba la iniciativa anunciada por el portal. “De otra forma, las ganancias habrían ido a parar a Estados Unidos. Con esa oferta el dinero se queda aquí y le ahorra dinero a los contribuyentes, que están financiando los centros de refugiados”, afirmó el líder de Pegida, que también aseguró que el ya famoso himno será vendido en un futuro próximo en Apple Itunes.