Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas prorroga las sanciones contra Rusia hasta mediados de 2016

El presidente ruso, Vladímir Putin, ha calificado la medida de "hipócrita"

El presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, y el presidente ruso, Vladímir Putin, en Moscú.
El presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, y el presidente ruso, Vladímir Putin, en Moscú. AFP

Bruselas ha ratificado este lunes la extensión de las sanciones económicas contra Rusia hasta el 31 de julio de 2016 por el conflicto en el este de Ucrania y la anexión rusa de la península de Crimea en marzo de 2014. La medida, que el presidente ruso, Vladímir Putin, ha calificado de "hipócrita" por parte de la UE, ya había sido anunciada la semana pasada, aunque ha sido hoy cuando se ha formalizado. "Las sanciones son inaceptables e ineficaces", señaló el ministro de Economía ruso, Alexei Ulyukayev, durante una visita a la capital de la UE.

Estas medidas restrictivas se debían revisar a final de año, junto al cumplimiento de los acuerdos de paz de Minsk II, firmados por las partes enfrentadas en la capital bielorrusa el pasado febrero y cuya fecha límite era finales de 2015. En esta especie de alto el fuego entre los dos bandos, tanto rusos como ucranios asumían tres compromisos que, según fuentes diplomáticas, no se han respetado: retirada de armamento pesado del este de Ucrania, devolución del control de la frontera con Rusia a las autoridades de Kiev y celebración de elecciones libres en la provincia de Donetsk.

Estas medidas restrictivas, a las que Putin ha respondido este lunes con cierta dureza, se mantienen pues hasta el próximo verano. "Esperar que las sanciones puedan obligar a Rusia a renunciar a sus principios [en referencia a la soberanía sobre la península de Crimea] fue desde un principio erróneo y corto de miras", declaró la cancillería rusa a través de un comunicado. Moscú, además, reprocha a Bruselas que se centre en castigar la economía del país "en vez de luchar contra los principales desafíos de la actualidad", como el terrorismo. Desde hace un par de meses, Moscú está llevando a cabo bombardeos contra posiciones del Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) en territorio sirio, acción a la que Francia, Reino Unido y Alemania (Berlín apoya con soldados y por el momento no ha bombardeado) han redoblado los apoyos tras los ataques de París del 13-N y la consiguiente amenaza terrorista que sobrevuela el continente europeo.

El entendimiento entre la UE y Moscú lo han impedido no sólo las sanciones, sino también el fracaso en las conversaciones para crear un espacio de libre comercio entre la UE y Kiev, según ha explicado la comisaria de Comercio, Cecilia Malmström. La "falta de flexibilidad" de Moscú, según la comisaria, habría sido el factor determinante para que no haya acuerdo entre los tres bloques aunque esto no determina del todo las negociaciones comerciales que Ucrania mantiene de forma bilateral con Bruselas y que está previsto que entren en vigor el 1 de enero de 2016. Ucrania deberá, no obstante, pagar a Moscú si quiere exportar sus productos.

Año y medio de 'castigo'

B. D. C, Bruselas

Los castigos económicos que la UE ha impuesto en los últimos tiempos contra la economía rusa en respuesta al conflicto en Ucrania, y más concretamente a la anexión de la estratégica península de Crimea por parte de Putin, cumplen ya año y medio.

  • 31 julio 2014: la UE interpone sanciones en respuesta al conflicto ucranio.
  • Septiembre de 2014: la UE endureció las sanciones contra Moscú y personas del círculo del presidente Vladímir Putin.
  • Febrero 2015: Los Veintiocho acuerdan prorrogar las sanciones hasta final de año y vincular su extensión al estricto cumplimiento de los acuerdos de alto el fuego de Minsk (Bielorrusia).
  • Junio 2015: Los Veintiocho anuncian que a final de año prorrogarán las sanciones siete meses más, hasta final de julio de 2016.
  • 17 diciembre 2015: Los jefes de Estado y Gobierno de la UE acuerdan ampliar siete meses más las sanciones por unanimidad.
  • 21 diciembre 2015: La decisión se hace formal y la Comisión Europea lo anuncia de manera oficial.

El ministerio de Exteriores ruso, dirigido por Serguéi Lavrov, ha argumentado a través de un comunicado que no fue Rusia quien creó el conflicto que lleva enquistado ya dos años en Ucrania sino "las actuales autoridades de Kiev". Moscú ha recriminado, por tanto, al hoy Gobierno de Petró Poroshenko que intentasen "aplastar" a quienes, en el este del país, se oponían a un "golpe de Estado" en clara referencia a los prorrusos y simpatizantes del entonces presidente, Víktor Yanukóvich, que se oponía duramente a un acercamiento a la UE y que derivó a principios de 2014 en el Euromaidán. A partir de ahí Bruselas tendió la mano a Kiev para cerrar un acuerdo de libre comercio con el país que este lunes se ha visto entorpecido por las preocupaciones rusas que, según Malmström, "no son reales".

Las sanciones que hoy se alargan afectarán principalmente a los sectores financiero (cinco bancos) y energético (seis empresas de energía y defensa), además de imponer un embargo a la importación y exportación de armas del país, según el Ejecutivo comunitario. Todo eso, junto con la caída del precio del petróleo por debajo de los 40 dólares el barril de Brent (índice de referencia en Europa), ha hecho que la economía rusa se haya contraído más de un 4% del PIB este cuatrimestre en comparación con el mismo período del año anterior.

Fuentes europeas citadas por Reuters aseguran que quizás esta tanda de sanciones sea la última que la UE impone a Rusia, puesto que hay algunos Estados miembro que se resisten a continuar con esta política restrictiva. Aunque no ha trascendido todavía, no es de extrañar que los tres bálticos (Estonia, Letonia y Lituania), Finlandia y los del Este como Polonia, tengan sus reticencias a rebajar el tono con Putin, pues se han declarado amenazados por el fantasma ruso en varias ocasiones y han reclamado más presencia militar de la OTAN en sus territorios. Francia, por ejemplo, es de los países que estarían a favor de relajar la política de sanciones, según Reuters. Italia, aunque sí acepta el castigo como el resto de socios, se empeñó el pasado jueves en el Consejo Europeo —la reunión de jefes de Estado y de Gobierno de la UE— en al menos abrir el debate de su extensión antes de aprobarlo de forma automática, y considera que es un capítulo que habría que estudiar con más calma.