Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estados Unidos enviará a un centenar de tropas de élite contra el ISIS

El Pentágono detalla el aumento del contingente de fuerzas especiales en Irak

Ash Carter, este martes en el Congreso, en Washington
Ash Carter, este martes en el Congreso, en Washington AP

Estados Unidos amplía su lucha terrestre contra el Estado Islámico (ISIS, en sus siglas en inglés). El Pentágono anunció este miércoles que alrededor de un centenar de militares integrará el nuevo contingente de tropas de élite en Irak que podrá cruzar a Siria para realizar operaciones contra el grupo yihadista. El envío —revelado en la víspera por el secretario de Defensa, Ash Carter— refleja el creciente viraje de Washington hacia una estrategia militar más vigorosa sobre el terreno contra el ISIS.

EE UU lidera desde hace más de un año una coalición internacional que bombardea posiciones de los extremistas en Irak y Siria. La primera potencia dispone de unos 3.500 militares en Irak que asesoran a fuerzas locales en la lucha contra los extremistas. Entre esos militares, ya los hay de élite.

A finales de octubre, el Gobierno de Barack Obama anunció el despliegue por primera vez de militares —menos de 50 fuerzas de élite— en Siria. A diferencia de Irak, Estados Unidos actúa en Siria sin el permiso del Gobierno local, en este caso el de Bachar el Asad, cuyo relevo Obama sigue reclamando.

"Será probablemente alrededor de 100, quizá un poco menos", dijo este miércoles el portavoz de la campaña estadounidense contra el ISIS, el coronel Steve Warren, en una rueda de prensa. "Realmente la mayoría será personal de apoyo, desde aviadores a inspectores. Así que las fuerzas que participarán en operaciones ofensivas o cinéticas será un número muy pequeño, de dos dígitos", explicó.

El martes, en una comparecencia en el Congreso, Carter evitó entrar en detalles más allá de explicar las tareas del nuevo contingente, que se coordinará con fuerzas locales. "Estos operadores especiales podrán con el tiempo llevar a cabo incursiones, liberar a rehenes, obtener [información de] inteligencia y capturar a líderes del ISIS", dijo.

El secretario esgrimió que la intensificación de los esfuerzos creará un "círculo virtuoso" al conocer más de cerca la amenaza del ISIS, que aspira a establecer un califato en Oriente Próximo. Y confió en que los atentados en París de hace dos semanas "galvanicen a toda Europa a hacer más" contra el grupo.

La sombra del pasado

Oficialmente, como repite la Casa Blanca, los militares estadounidenses no tienen función de combate en la campaña contra el ISIS. Es una diferencia clave respecto a la anterior intervención en Irak (2003-2011), que incluyó un despliegue masivo de tropas y no logró estabilizar ese país.

Pero el hecho es que EE UU vuelve a tener tropas en la región y se encuentran en situación de combate. En octubre, un militar de élite murió en Irak en una operación en una prisión de los yihadistas. El despliegue de fuerzas especiales expande los riesgos y complica el plan de Obama de no volver a involucrar a Estados Unidos en guerras en Oriente Próximo.

Warren esgrimió que el nuevo despliegue no contradice la promesa presidencial. El portavoz militar subrayó que, a diferencia de intervenciones pasadas, no se trata de "combate terrestre con armadura y artillería, operaciones armadas, y muerte y destrucción allí donde mires". Y agregó: "Son incursiones, son un número pequeño de comandos muy hábiles llevando a cabo operaciones muy precisas, muy limitadas [...] Así que sí hay una diferencia".

Más información