Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los padres de los 43 se plantan ante el presidente de México

Los familiares de los desaparecidos en Iguala exigen la creación de una fiscalía especial que ayude a resolver el caso

Protestas de los padres cerca de Los Pinos, en México DF
Protestas de los padres cerca de Los Pinos, en México DF EFE

Los padres de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa mantienen hoy un plantón a escasos metros de la casa presidencial de Los Pinos para exigir un diálogo con el secretario mexicano de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, e información sobre la creación de la fiscalía especial para el caso.

El abogado de los padres, Vidulfo Rosales, dijo este sábado que los familiares piden al Gobierno información sobre la creación de la 'fiscalía especial para la investigación del caso' y el 'equipo técnico' que la acompañará.

Asimismo, sobre 'las nuevas líneas (...) de búsqueda' presentadas durante la audiencia pública de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) celebrada el 20 de octubre pasado en Washington para abordar el caso.

Allí, el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) designado por la CIDH para investigar la desaparición de los jóvenes hace 14 meses en Iguala y el Gobierno mexicano presentaron un documento de diez compromisos en torno a las pesquisas.

Uno de los principales puntos fue el traspaso de la investigación de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (Seido) a la de Derechos Humanos.

Ángela Buitrago, una de las integrantes del GIEI, explicó entonces que 'la virtud de la transferencia es contar con nuevos ojos, (...) personas con un perfil de especialización en derechos humanos y desapariciones'.

El subprocurador de la Derechos Humanos de la fiscalía mexicana, Eber Omar Betanzos, aseguró hoy que la unidad especializada que investiga el caso Iguala fue creada con el conocimiento del GIEI y 'está trabajando'.

El abogado indicó que los padres tienen 'conocimiento de manera extraoficial' de que las autoridades están 'trabajando en algunas cosas', pero que no se les ha hecho una presentación formal de las acciones, por lo que exigen una reunión.

Dijo que aunque les han ofrecido un diálogo con 'funcionarios menores', exigen que sea el secretario de Gobernación quien 'exprese este compromiso político (...) de que se va a llegar hasta las últimas consecuencias'.

También quieren escuchar del ministro 'que se van a hacer todas las investigaciones' para hacer justicia y encontrar con vida a los estudiantes desaparecidos. 'En cuanto se presente, levantaremos el plantón en la Ciudad de México', aseguró Rosales.

Por su parte, Bernardo Campos, padre de José Ángel, uno de los 43 estudiantes desaparecidos el 26 de septiembre de 2014 a manos de policías corruptos y miembros del crimen organizado, exigió una 'respuesta del Gobierno'.

El Ejecutivo 'nos ha hecho a un lado, nos ha mentido', declaró a Efe Campos, quien comentó que la espera 'ha destruido su vida'. Ya son '14 meses de la desaparición' y es muy doloroso 'no saber dónde los tienen', añadió.

Los padres de los desaparecidos y simpatizantes de su causa se instalaron desde la noche del jueves en carpas y tiendas de campaña en las inmediaciones de Los Pinos.

La duración del plantón es indefinida y depende de 'cómo se desarrollen los acercamientos (con las autoridades) en las próximas horas, señaló Rosales, quien contó que desde anoche han recibido alimentos y bebidas de organizaciones civiles.

Campos indicó que el apoyo que han recibido en la capital mexicana les ha permitido 'seguir adelante, porque no nos dejan solos'.

El 26 de septiembre del año pasado, policías de Iguala atacaron a tiros a decenas de alumnos de la escuela para maestros de Ayotzinapa presuntamente por órdenes del entonces alcalde, José Luis Abarca.

Esa noche murieron seis personas, entre ellas tres alumnos, y 43 estudiantes fueron detenidos por policías y entregados a miembros del cártel de Guerreros Unidos, quienes presuntamente los asesinaron y quemaron en el basurero del municipio vecino de Cocula.

Sin embargo, en un informe presentado en septiembre pasado, el GIEI concluyó que no había pruebas científicas que confirmaran que los cuerpos de los jóvenes fueron incinerados en ese lugar, como aseguró la fiscalía, pidió continuar la búsqueda de los alumnos y abrir nuevas líneas de investigación.