Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia pone bajo arresto domiciliario a 24 ecologistas por la cumbre

Varias organizaciones protestan por los “abusos” del estado de emergencia tras el 13-N

Protesta en Nantes contra las restricciones impuestas tras los atentados a las concentraciones sobre la Cumbre del Clima.
Protesta en Nantes contra las restricciones impuestas tras los atentados a las concentraciones sobre la Cumbre del Clima. AFP

El ministro francés del Interior, Bernard Cazeneuve, admitió este sábado que entre las 312 personas en arresto domiciliario desde la entrada en vigor del estado de emergencia, decretado tras los atentados del 13 de noviembre, se encuentran 24 militantes ecologistas. Según el Gobierno, los activistas supuestamente habrían participado en “actos violentos” en manifestaciones pasadas. Teme que perturben la celebración de la Cumbre del Clima COP21 que arranca oficialmente mañana. La gran manifestación para el clima, prevista para este domingo, ya fue anulada hace días. Los ecologistas denuncian “abusos manifiestos” del estado de emergencia, que permite a las autoridades aplicar el arresto domiciliario si temen que una persona puede suponer una amenaza para la seguridad.

“Hemos decretado el arresto domiciliario a 24 personas porque habían participado en actos violentos en el pasado en el marco de manifestaciones y habían expresado su deseo de no respetar los principios del estado de emergencia”, señaló el ministro del Interior desde Estrasburgo, donde inauguró un mercado navideño. Algunos activistas ya “han sido condenados”, según Cazeneuve, quien añadió que asume “por completo” la decisión de los arrestos dado el “contexto de amenaza muy elevado”.

Según publicó Le Monde, que ha tenido acceso a seis de las órdenes de arresto, las autoridades motivan la decisión por el hecho de que “han circulado consignas para llamar a acciones reivindicativas violentas” y que la “fuerte movilización de las fuerzas de seguridad para luchar contra la amenaza terrorista no podría ser distraída para responder a los riesgos de orden público derivados de tales manifestaciones”.

El director general de Greenpeace Francia, Jean-François Julliard, respondió en declaraciones al canal BMFTV que el conjunto de los activistas objeto de estas órdenes son “militantes pacifistas que no han cometido ningún tipo de violencia”.

Entre ellos se encuentra Joël Domenjoud, miembro del equipo jurídico de la coalición Climat 21, que agrupa a 130 asociaciones, ONG y sindicatos. “Esta medida (…) pone de manifiesto que la lucha contra el terrorismo en este caso no es más que un pretexto para prohibir toda voz disonante”, señaló La Liga de Derechos Humanos. La Coalición Climat 21 también denunció “abusos manifiestos” del estado de emergencia y se hizo eco también de grupos de activistas extranjeros, entre ellos unos 50 ciclistas españoles, a los que se ha anunciado que se les denegará la entrada en el territorio francés.

Francia decretó el estado de emergencia tras los atentados del 13 de noviembre. Este permite poner en arresto domiciliario a una persona cuyo comportamiento se teme pueda suponer "una amenaza para la seguridad y el orden público". Los militantes en arresto tienen la obligación de presentarse tres veces por día en comisaría, de permanecer en su domicilio entre las 20.00 y las 6.00 y de no abandonar su ciudad, según las órdenes a las que han tenido acceso varios medios. Tres de ellas consultadas por la Agencia France Presse y seis por el diario Le Monde finalizan el 12 de noviembre, el día siguiente del cierre de la cumbre.