Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ocho muertos por una infección bacteriana en un hospital de Oporto

La responsable de Control de Infecciones admite que la situación no está bajo control

Imagen de archivo de una ambulancia en el hospital de Bombarral (Portugal), el 3 de diciembre de 2013.
Imagen de archivo de una ambulancia en el hospital de Bombarral (Portugal), el 3 de diciembre de 2013. Reuters

La bacteria KPC (Klebsiella pneumoniae carbapenemase) está envuelta en la muerte de ocho pacientes del Hospital de Gaia, población vecina de Oporto (Portugal). Treinta internos también están infectados, aunque la mayoría sin síntomas.

La responsable del control de infecciones del hospital, Margarida Mota, ha informado este miércoles en conferencia de prensa que es difícil atribuir a la bacteria esas ocho muertes, pues los pacientes estaban ingresados por enfermedades muy graves.

“La relación directa entre el óbito y la bacteria solo puede ser establecida en tres pacientes, y ni siquiera al 100%”, añadió Mota, que señaló que algunos casos eran enfermos terminales con cáncer. Los trece que continúan en aislamiento son “por precaución”, porque les fueron colocados drenajes tras su posoperatorio, “lo que facilita la infección”.

En total, el hospital ha vigilado a 44 personas que pudieron estar en contacto con la bacteria. Fue detectada en 30 de ellas, “aunque solo en ocho hubo manifestaciones clínicas”. Esas ocho personas son distintas de las ocho que murieron.

La responsable Mota señaló que las condiciones hospitalarias no son las "ideales" y que "no se puede decir que la situación esté controlada".

La bacteria KPC, descubierta en el hospital el 7 de agosto, es muy resistente a los antibióticos; se encuentra en el intestino humano y produce una enzima que destruye los antibióticos. Afecta sobre todo a personas débiles y que han sido operadas y drenadas. Se transmite por contacto con las secreciones y con los instrumentos y guantes del personal sanitario. Los síntomas son fiebre, hipotermia, taquicardia y problemas respiratorios.