Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía retira su vigilancia de la embajada que acoge a Assange

El fundador de Wikileaks se refugia desde hace 40 meses en la legación de Ecuador en Londres

Julian Assange desde el balcón de la embajada de Ecuador en Londres REUTERS/LIVE

La policía de Londres retirará los agentes que vigilan permanentemente la embajada de Ecuador en Reino Unido, donde desde hace más de tres años se refugia Julian Assange, fundador de WikiLeaks. Las autoridades policiales, no obstante, aseguraron que la vigilancia de la legación para detener a Assange —bajo el que hay una orden de extradición a Suecia por supuestos delitos sexuales— se hará “de forma encubierta”.

Scotland Yard —que recuerda que la orden sigue vigente y que, por tanto, la operación para arrestarle "continúa"— no considera "proporcionado" mantener agentes de forma "permanente" 24 horas al día y siete días a la semana en la embajada de Ecuador, donde el fundador de Wikileaks, de nacionalidad australiana, pidió asilo hace 40 meses. La vigilancia constante en la legación diplomática, situada en Knightsbridge, ha tenido un coste de al menos 11,1 millones de libras (unos 14,9 millones de euros), según cifras de Scotland Yard del pasado junio.

Para tomar esta decisión, reconoce la policía británica, ha evaluado sus recursos económicos que, consideró, no son infinitos. "Como todos los servicios públicos, los recursos de la Policía Metropolitana de Londres son finitos. Con tantas amenazas diferentes a la ciudad que protege, el actual despliegue de agentes no se considera ya proporcionado", añade.

La decisión de modificar la vigilancia, indicó Scotland Yard en una nota, se tomó tras consultar los ministerios de Interior y Asuntos Exteriores. "Ha transcurrido un importante periodo de tiempo desde que Julian Assange entró en la embajada y, a pesar de los esfuerzos de mucha gente, no hay una perspectiva inminente de una resolución diplomática o legal del problema", agrega la policía británica.

El caso ha entrado en un punto muerto a pesar de que el pasado agosto prescribieron varias de las acusaciones contra Assange. La Fiscalía de Suecia mantiene abierta la posibilidad de interrogarle en Reino Unido, mientras Londres y Quito siguen cruzándose reproches sin solución a la vista.

Convocado e embajador ecuatoriano

Un portavoz del Ministerio de Exteriores británico ha confirmado la convocatoria este lunes del embajador de Ecuador, para expresarle "una vez más" la "profunda frustración" del Gobierno de David Cameron con la situación, según la agencia Reuters.

"Reino Unido ha sido completamente claro desde junio de 2012 al decir que tenemos la obligación legal de extraditar a Assange a Suecia. Esa obligación sigue vigente a día de hoy", ha apuntado este portavoz.

El periodista y fundador de Wikileaks entró en la legación diplomática ecuatoriana el 19 de junio de 2012 después de un largo proceso judicial en Londres sobre la petición de extradición cursada por las autoridades suecas, que le quieren interrogar por unos delitos sexuales supuestamente cometidos en Suecia en 2010.

Tras su encierro, las autoridades británicas se negaron a facilitarle un salvoconducto que le permita viajar a Ecuador, país que le ha concedido asilo político. Assange considera que su caso tiene paralelismo con el de Edward Snowden, el exempleado de la Agencia Nacional de Seguridad de EEUU (NSA, siglas en inglés) refugiado en Rusia.

La relevancia de WikiLeaks aumentó entre julio y octubre de 2010 al publicar documentos secretos de la guerra de Afganistán (2001) y la segunda guerra de Irak (2003), a partir de filtraciones del soldado estadounidense Bradley Manning, hoy Chelsea Manning.

Después de meses de revelaciones, Julian Assange fue detenido en Londres el 7 de diciembre de 2010 a petición de Suecia, lo que inició un proceso legal que terminó el 30 de mayo de 2012, cuando la Corte Suprema, máxima instancia judicial británica, dio luz verde a su extradición, que no se llevó a cabo al refugiarse él en la embajada de Ecuador.