Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“La democracia es atractiva pero no siempre es lo mejor en la Academia”

EL PAÍS entrevista a los candidatos a rector de la Universidad más grande de Iberoamérica

Elecciones UNAM 2015 Ampliar foto
Enrique Graue, director de la Facultad de Medicina, UNAM.

Enrique Graue Wiechers ha crecido en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Este médico oftalmólogo, de 64 años, ingresó cuando era adolescente, estudió ahí su licenciatura y posgrado, lleva 35 años siendo profesor y desde hace ocho es el director de la Facultad de Medicina. Ahora, busca el máximo puesto de la universidad, la rectoría.

“Mi historia es muy vieja en la Universidad, mi familia estudió desde antes de la refundación. Yo aprendí a querer y a amar a la Universidad desde chico”, asegura Graue. Afirmación que es fácil de creer. Basta con acompañarlo cinco minutos por los pasillos de Medicina para escuchar los comentarios de estudiantes y profesores que se acercan para brindarle su apoyo o saludarlo. Él se muestra afable, cercano, interesado por quién tiene enfrente y a gusto en el papel de director. Habla bien de sus dos antecesores, pero afirma en reiteradas ocasiones, que para superar los retos que laten en el corazón de la UNAM es necesario cambiar el sentido: “Ahora, quien sea el rector, debe trabajar hacia adentro y consolidar la Universidad”. 

P. ¿Cuáles son las fortalezas de la UNAM?

La Universidad no puede hacerse cargo de toda la educación superior del país

R. Ha sido históricamente la gran formadora de recursos humanos calificados para nuestro país. Hoy en día están en sus aulas más de 300.000 estudiantes. Cuenta con 115 carreras, muchas de ellas nuevas. Es la principal fuente de investigación del país. Su autonomía, pluralidad, el respeto de creencias, ideologías, su carácter público y laico.

P. ¿Cuáles son las debilidades?

R. Si uno puede definir un común denominador a nuestras debilidades es que hemos crecido mucho. Debemos reintegrarnos más para consolidar lo logrado y seguir creciendo. Una debilidad son nuestros planes de estudios, algunos no se han actualizado y en otros la forma en la que enseñamos, tiende a ser muy tradicional. Debemos seguir avanzando de acuerdo a las tendencias actuales como es la tecnología de la información. Tanto en la docencia como en investigación.

P. Sobre la modernización del plan de estudios. ¿Cómo lo va conseguir?

R. Es necesario consensuar con la comunidad. Mostrarles a los profesores y directores, a través de talleres, que existen nuevos métodos de enseñanza allá afuera que están funcionando y obtienen mejores resultados. En la medida en que la comunidad se entusiasme por mejorar se rompen atavismos y se abren nuevos horizontes educativos. Hay que trabajar hacia adentro.

P. ¿También en el bachillerato?

R. En el bachillerato, el pase reglamentado debe continuar, pero debemos evaluar de una manera homogénea por materia y por año escolar, para que a su egreso tengamos la seguridad de que todos tienen un nivel mínimo necesario para enfrentarse al nuevo reto escolar. Necesitamos reforzar la formación docente en los nuevos modelos de evaluación. Que exista la libre cátedra no exime a la universidad de la obligación de asegurarse de que los muchachos tengan el conocimiento necesario a su egreso. Ahora, quien sea el rector, debe trabajar para adentro y consolidarla.

P. ¿Qué va a pasar con el auditorio Ché Guevara?

R. Hay que hablar con los grupos que están involucrados e intentarlos convencer de que hay que dejar el auditorio porque es una necesidad para toda la comunidad universitaria y tomar las acciones necesarias.

P. ¿Qué hacer con tanto estudiante que se quedan fuera de la UNAM?

R. La Universidad no puede hacerse cargo de toda la educación superior del país. Lo que debemos hacer es no disminuir matrícula y seguir creciendo en nuevas carreras y en universidad abierta. Además de seguir insistiendo en la necesidad de crear nuevas y buenas universidades públicas.

P. ¿Está de acuerdo en que sea la Junta de Gobierno la que elige al rector?

En la rectoría no se actúa como médico. Se actúa como universitario, no creo que tenga que ver ni el género, ni la profesión.

R. Sí. No debería convertirse esto en una campaña electoral. Basta con analizar cuánto duraban los rectores antes de 1945 (cuando no había Junta de Gobierno) y cuánto duran ahora. Duraban un promedio 1.7 años. La democracia es muy atractiva pero no necesariamente es lo mejor en el ambiente académico.

P. ¿La seguridad propia de la universidad es suficiente?

R. Sí, contamos con el apoyo de trabajadores sindicalizados. Hay que instalar un mayor número de cámaras para poder seguir a aquellos que delinquen. Que ingrese la policía no es saludable, la prevención del delito debe suceder afuera de la Universidad.

P. ¿Y el deporte y la cultura?

R. Son parte integral de la educación y hay que fortalecerlos. Es muy difícil que un joven que provenga de una familia ajena a la cultura, la aprecie si entre las actividades cotidianas de nuestra universidad no le enseñamos a entenderla. La cultura debe bajar cada vez más al nivel escolar. Por el lado del deporte, la UNAM con 300.000 muchachos tiene el potencial de tener a los mejores deportistas. Por una parte hay que detectar a los talentos y potencializarlos al tiempo que debemos de acercar el deporte a todos los estudiantes.

P. Usted sería el tercer médico consecutivo. ¿Esto le puede perjudicar?

Que ingrese la policía no es saludable, la prevención del delito debe suceder afuera de la Universidad

R. Le toca a la Junta de Gobierno decidirlo. En la rectoría no se actúa como médico. Se actúa como universitario, no creo que tenga que ver ni el género, ni la profesión.

P. ¿Cuál debe ser la relación del rector con el Gobierno?

R. Respetuosa y firme. Respetuosa, si por eso entendemos que la Universidad debe manifestarse en lo que piensa y propone desde el punto de vista colegiado. La obligación del rector debe ser defender a la Universidad. Esto se ha conseguido. El Estado hoy entiende la importancia de la Universidad y ha sido solidario en la asignación presupuestal.

P. ¿Por qué quiere ser rector?

R. Mi historia es muy vieja en la Universidad, mi familia estudió desde antes de la refundación. Yo aprendí a querer y a amar a la Universidad desde chico. Como director de la Facultad de Medicina he aprendido que las cosas se pueden resolver. Soy capaz de conciliar intereses distintos, conozco muy bien a la Universidad, la quiero muchísimo y no tengo ningún otro interés ajeno a ella.

Más información