Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos colonos mueren tiroteados ante sus cuatro hijos en Cisjordania

Aumenta la tensión esta madrugada tras el asesinato de dos civiles israelíes

Inspección del lugar en el que el jueves fue asesinada una pareja de colonos.
Inspección del lugar en el que el jueves fue asesinada una pareja de colonos. AFP

La tensión ha aumentado en Cisjordania, con diversos enfrentamientos y ataques palestinos e israelíes durante la madrugada, tras el asesinato anoche de dos colonos israelíes cerca de Nablus, en el territorio palestino ocupado.

Poco después de que Netanyahu terminara su discurso este jueves en la ONU, una pareja de israelíes murió tiroteada cuando circulaba en su coche por una carretera que une dos asentamientos israelíes en el territorio ocupado de Cisjordania. Sus cuatro hijos —de entre cuatro meses y nueve años— viajaban en el mismo vehículo y resultaron ilesos. Los fallecidos, residentes de la colonia de Neria, serán enterrados esta mañana en el cementerio judío de Givat Shaul, a las afueras de Jerusalén. “Se trata de un ataque despiadado y odioso”, declaró el portavoz del ejército israelí Peter Lerner.

El Ejército israelí reforzó el jueves la seguridad en el área de Nablus con cuatro batallones e inició una operación de búsqueda en la zona para localizar a los atacantes. También se ha aumentado la dotación policial esta mañana en la Ciudad Vieja de Jerusalén, donde se celebrarán en la Explanada de las Mezquitas las oraciones del mediodía del viernes, día sagrado para los musulmanes.

Esta madrugada, supuestos extremistas judíos incendiaron un vehículo palestino cerca de Ramala e hicieron pintadas en distintas ubicaciones en las que exigían "Vengar a los Henkin", apellido de los dos colonos asesinados anoche, confirmó una portavoz policial.

En otro ataque supuestamente judío en la localidad palestina de Beitin, al norte de Ramala, una vivienda sufrió daños al ser apedreada, mientras que un coche palestino fue también atacado con piedras en la carretera 60, según informa el digital israelí Ynet. Y un comandante de la Inteligencia palestina en Hebrón fue apedreado cuando viajaba en su vehículo cerca de la localidad de Beit Furik, en la zona donde tuvo lugar anoche el ataque mortal.

En la localidad palestina de Kafr Ad Dik, cerca de Salfit, al sur de Nablus, los residentes quemaron neumáticos en la entrada principal del pueblo para evitar que los colonos pudiesen entrar y perpetrar ataques.

Esta mañana, un palestino de 25 años del campo de refugiados de Shuafat (Jerusalén Este) fue detenido en la Ciudad Vieja después de lanzar varios cócteles molotov a agentes de la policía y la guarda fronteriza, que no sufrieron daños.