Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

OHL acusa de extorsión a una empresa rival por el escándalo de espionaje

La filial mexicana de la empresa constructora demanda a Infraiber ante la Fiscalía

Autopista elevada operada por OHL.
Autopista elevada operada por OHL. EFE

OHL ha abierto un nuevo capítulo en el escándalo de escuchas que sufre desde hace cinco meses. La filial en México de la constructora se dice víctima de extorsión. Este jueves ha puesto una demanda en la Procuraduría General de la República (PGR, Fiscalía) contra Tecnología Aplicada Infraiber, una empresa que mantiene una disputa legal tras el rompimiento de un millonario convenio para auditar el tráfico en las carreteras operadas por la compañía española. La denuncia se ha hecho pública dos días después de Paulo Díez, abogado de Infraiber, fuera detenido por agentes de la fiscalía para testificar por el caso de espionaje telefónico.

OHL informó la mañana de este jueves a sus inversionistas que demandaba a Infraiber y a terceras personas físicas “por la difusión de desplegados, comunicados y grabaciones ilícitas y manipuladas”. La Concesionaria Mexiquense, la sociedad que opera el Circuito Exterior, la carretera que está envuelta en la polémica, envió un comunicado a la Bolsa Mexicana de Valores. El documento asegura que las escuchas pretenden extorsionar a OHL y causar un “perjuicio patrimonial” a los accionistas. El escándalo, que estalló el mes de mayo, provocó que las acciones de la empresa perdieran cerca del 40% de su valor. Estas se han ido recuperando a la fecha.

La notificación a la Bolsa mexicana se hizo tres días después de que Paulo Díez, el abogado de Infraiber, fuera detenido por agentes de la PGR a poca distancia de su oficina. Díez fue llevado a declarar, en calidad de testigo, en una investigación sobre la filtración de conversaciones telefónicas entre funcionarios del Gobierno, entre ellos el ministro de Comunicaciones y Transportes de Enrique Peña Nieto, y altos mandos de OHL. En la detención, los policías ministeriales encontraron un arma de fuego en el coche. El abogado dijo que no era suya y que había sido sembrada por los policías. Díez pasó de ser testigo a presunto responsable de un delito menor. Estuvo detenido desde el mediodía del lunes hasta la tarde del miércoles. Fue liberado tras pagar una fianza de 64.000 pesos (3.800 dólares). “Fue completamente irregular lo que hizo el ministerio público, que demoró el proceso todo lo que quiso”, dice Jesús Moreno de Lejía, abogado de Díez.

Cuando Díez se encontraba detenido fue publicada en YouTube, de manera anónima, la séptima grabación. El audio revela que Juan Miguel Villar Mir, presidente de OHL, se reunió en abril con Enrique Peña Nieto en Los Pinos. El empresario español acudió a la residencia del presidente en compañía de José Andrés de Oteyza, el jefe de la filial mexicana, para explicar al mandatario la batalla legal que OHL mantiene con Infraiber.

En el audio se escucha al secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, hablar de la reunión con Pablo Wallentin, un consejero de Oteyza que fue destituido por el escándalo. El ministro asegura al empresario que los tribunales darán la razón a OHL en el pleito que mantiene con Infraiber en los tribunales. “OHL no tiene obligación (legal) con Infraiber… Infraiber no tiene nada que demandarle a OHL… Infraiber no tiene nada qué demandarle al Gobierno del Estado y el Gobierno tiene todo el derecho a defenderse”, dice la supuesta voz del ministro.

Este jueves el partido en el poder, el PRI, y su aliado, el Partido Verde, impusieron su mayoría en la Cámara de Diputados para frenar una moción de la oposición para solicitarle a Ruiz Esparza su dimisión por tráfico de influencias y presunto conflicto de interés.

Infraiber tenía un convenio por 20 años para instalar un sistema para medir el aforo en las carreteras operadas por OHL en el Estado de México. La empresa cobraría 25 centavos por cada automóvil, aunque la cifra aumentó a 50 en una actualización del título de concesión que ha hecho Concesionaria Mexiquense, que operará la carretera hasta el 2050. OHL asegura que no existe relación contractual entre ellos. En 2013, Infraiber fue expulsado por el Gobierno local de las autovías sin que pudiera instalar el sistema de contabilización de vehículos. Desde ese entonces ambas empresas se enconaron en un pleito legal. Los tribunales han dado la razón a OHL. Infraiber cambió de estrategia y comenzó a publicar desplegados en periódicos nacionales en contra de la constructora. También habilitó una página web para relatar los supuestos abusos que la compañía comete en México.

Más información