Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANÁLISIS

En la vía muerta de la Historia

La noticia de la posible localización de un tren nazi en Polonia es digna de un 'thriller'

Un hombre camina por un túnel en el área donde se busca el tren nazi. . afp

La noticia de que un tren militar alemán de la II Guerra Mundial haya podido quedar preservado oculto a lo largo de todos estos años, en la vía muerta de la Historia por así decirlo, es sensacional y digna del thriller más imaginativo. La asociación de trenes y nazis es siempre escalofriante. Deportados y tropas —incluso divisiones acorazadas enteras con sus tanques— eran desplazados en tren.

De momento solo podemos especular con las circunstancias del supuesto hallazgo y lo que habría provocado y permitido que todo un convoy ferroviario fuera abandonado y permaneciera al amparo de las miradas durante 70 años. Por no hablar del contenido del tren: se habla de material de guerra pero también de tesoros. ¿Se tratará del tren personal de alguno de los líderes nazis? Hitler, Himmler y Goering —estos últimos como jefe de las SS y de la Luftwaffe respectivamente— los poseían. Eran espléndidas plataformas móviles para desplazarse con comodidad y seguridad por el frente.

Esos trenes de los jerarcas del III Reich iban poderosamente armados, incluso con artillería aérea, y servían de cuarteles generales y puestos de mando. Podían estar equipados con gran lujo. En la última etapa de la guerra permitían viajar con ciertas garantías ante la absoluta superioridad aérea de los Aliados. Era habitual, precisamente, meter el tren en un túnel para ocultarse de los temibles cazas y bombarderos enemigos.

La presencia de tesoros en forma de obras de arte, joyas o lingotes de oro no sería rara en un tren de Himmler o Goering, conocidos depredadores. Aunque hay otras posibilidades incluso más inquietantes. Que el tren esté en Silesia podría apuntar a un convoy procedente del este de Polonia cargado con el rico botín arrancado a las víctimas de los campos de la muerte.

Sea como sea, abrir esa verdadera cápsula del tiempo —¿qué habrá sido de sus ocupantes?— llena de emoción, viejos recuerdos terribles y oscuros presagios este fin de verano.

Más información