Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Batalla campal en Sajonia para evitar la llegada de refugiados

Cientos de ultras se enfrentan a la policía alemana al grito de “¡fuera los extranjeros!”

Ultras y policías se enfrentan en Heidenau.
Ultras y policías se enfrentan en Heidenau. Getty

La frágil paz que reina en Alemania y, en especial en el land de Sajonia, por la llegada masiva de refugiados, quedó rota este fin de semana en Heidenau, una ciudad de 16.000 habitantes cercana a Dresde, cuando un numeroso grupo de neonazis intentó impedir la llegada de 250 refugiados y atacó el albergue que iba a acogerlos. Los ataques revivieron el fantasma de la violencia xenófoba a comienzos de la década de los noventa y pusieron de manifiesto esta persistente lacra en la primera potencia económica de Europa.

Poco antes de que llegaran los refugiados, un millar de manifestantes, incluidos mujeres y niños, protestaron en las calles de Heidenau al grito de “¡fuera los cerdos extranjeros!”. La protesta se convirtió en batalla campal cuando llegó el primer autobús de refugiados. Los manifestantes se enfrentaron a la policía, que tuvo que utilizar gases lacrimógenos. 31 agentes resultaron heridos. Veinticuatro horas después, la violencia volvió a repetirse. La policía que vigilaba el albergue fue atacada por más de un centenar de neonazis. La policía creó una zona de seguridad alrededor del centro.

Los ataques de Heidenau no fueron los únicos. En una pequeña localidad del norte de Baviera, unos desconocidos intentaron incendiar un albergue donde viven 19 refugiados, entre ellos ocho niños, mientras en un distrito de Berlín un grupo de personas intentó prender fuego a otro.

“Combatiremos la violencia con todo el poder del Estado de derecho”, dijo el ministro del Interior, Thomas de Maizière. “Hay mucha gente que quiere ayudar, pero también han aumentado el odio, los insultos y la violencia contra los refugiados. Es algo indigno y obsceno para el país”.