Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arrestada la última vicepresidenta de Guatemala, Roxana Baldetti

La política dimitió del cargo en mayo cuando se descubrió una red de fraude en aduanas

Roxana Baldetti en junio de este año.
Roxana Baldetti en junio de este año. EFE

Los guatemaltecos se despertaron este viernes con un terremoto político. La exvicepresidenta Roxana Baldetti, que dimitió del cargo en mayo cuando se descubrió una red de defraudación en las aduanas del país con gente de su máxima confianza involucrada, fue capturada en un hospital privado, donde se había refugiado desde el domingo pasado, argumentando problemas de salud.

La víspera, la residencia de la exvicemandataria, en una zona exclusiva de la capital, fue allanada por las autoridades en busca de indicios que confirmasen su participación en hechos en conflicto con la ley.

Baldetti fue capturada por tres delitos: caso especial de estafa, defraudación aduanera y cohecho pasivo, de acuerdo con la orden emitida por el juez Miguel Ángel Gálvez, del Tribunal de Mayor Riesgo B. De acuerdo con la legislación local, ninguno de estos delitos es excarcelable.

Como primera providencia, el juez Gálvez ordenó que médicos del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif, dependiente de la Fiscalía) llegaran al hospital privado para evaluar a Baldetti y conocer si puede ser trasladada al tribunal para ser notificada por su detención y de los delitos que se le imputan o, caso contrario, sería el juez el que llegue a su habitación para tomarle la declaración.

La noticia corrió como la pólvora y decenas de guatemaltecos empezaron a congregarse frente al centro médico donde Baldetti está ingresada. Algunos de ellos queman petardos y lanzan consignas en contra de la exfuncionaria y de apoyo al Ministerio Público (Fiscalía) y a la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), bajo el mando del magistrado colombiano Iván Velásquez, convertido en una suerte de ‘conciencia moral’ de los guatemaltecos.

Entre las primeras reacciones populares, recogidas por emisoras e noticias con micrófonos abiertos, los participantes coinciden en señalar que algo se mueve en Guatemala para mejor, en la medida en que se manda un mensaje claro a la clase política: “Se acabó la impunidad”.

El analista independiente Héctor Rosada dijo a EL PAÍS que esta captura era algo que se esperaba, fruto de una estrategia utilizada tanto por Fiscalía como por la CICIG. “Baldetti enfrenta ahora una inminente extradición a Estados Unidos. Dos juzgados del Estado de La Florida tramitan ese proceso. La exvicepresidenta adquirió en esa entidad varias propiedades que la implican en el lavado de dinero, y ahí se encuentran detenidos, en calidad de ‘colaboradores eficaces’, narcotraficantes que seguramente la habrían involucrado en sus actividades, algo que se confirmará en el transcurso de los próximos meses”.

Otro analista, Manfredo Marroquín, calificó esta captura como un día histórico. “Es un gran día para Guatemala. Es un hecho histórico, en la medida en que la justicia alcanza, por primera vez, a los funcionarios de mayor rango”.