Le Pen carga contra la “laxa” política migratoria de Francia

La líder del Frente Nacional es candidata en la región de Calais

La presidenta del Frente Nacional, Marine Le Pen, el pasado enero.
La presidenta del Frente Nacional, Marine Le Pen, el pasado enero.Chesnot (Getty)

La presidenta del ultraderechista Frente Nacional (FN) francés, Marine Le Pen, cargó este lunes contra la “laxa” política de inmigración tanto de la derecha como de la izquierda, a la que responsabiliza de la crisis migratoria de Calais. “Hay que impedir la entrada de inmigrantes a Francia”, aseguró en declaraciones a la radio pública. Con ello, la líder del partido antieuropeo y anti-inmigración reitera sus posiciones y entra en precampaña para las regionales de diciembre. Le Pen aspira precisamente a presidir la región de Nord-Pas-de-Calais-Picardie, a la que pertenece la ciudad portuaria del norte de Francia donde se encuentran entre 3.000 y 5.000 inmigrantes sin papeles a la espera de cruzar al Reino Unido.

Más información
Reino Unido endurece su discurso contra la inmigración ilegal
La crisis migratoria estalla en el túnel de la Mancha
París y Londres se unen para poner fin a la crisis de Calais
Un “coladero” en el canal de la Mancha
“No puedes pararte, aprovechan para entrar”

“El Frente Nacional es el único en proponer una verdadera política de lucha contra la inmigración masiva, basada en la tolerancia cero y la expulsión sistemática de los clandestinos”, añadió el partido en un comunicado publicado también este lunes. El FN recomienda no ayudar a los barcos con inmigrantes y suprimir lo que, a su parecer, son medidas de efecto llamada, como la cobertura médica a los sin papeles y las ayudas en política de asilo. “Tal política supone romper con las reglas de la UE y salir sin demora del espacio Schengen con vistas a retomar el control de nuestras fronteras nacionales”.

Marine Le Pen, enzarzada en una batalla judicial para expulsar del partido a su padre y fundador de la formación, Jean-Marie Le Pen, se había mostrado relativamente discreta desde la intensificación de la crisis migratoria en Calais la semana pasada. Su salida de este lunes es una respuesta directa a las declaraciones la víspera de uno de sus principales contrincantes en las elecciones de diciembre, el conservador de Los Republicanos Xavier Bertrand.

El exministro de trabajo de Nicolas Sarkozy reclamó a Reino Unido luchar contra el trabajo ilegal y amenazó con pedir dejar pasar a los inmigrantes. Unas declaraciones que Le Pen acusó de “electoralistas” y de maniobra para esconder la responsabilidad de su propio partido en la crisis. Los últimos sondeos, de junio, dan a Le Pen como ganadora con el 37% de los votos en segunda vuelta, frente al 32% para Bertrand y el 31% para el socialista Pierre de Saintignon.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS