Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

México da un paso adelante en la lucha contra los feminicidios

El gobernador del Estado de México pide que se apruebe una medida urgente diseñada para evitar lo sucedido en Ciudad Juárez

Manifestación por las víctimas del feminicidio en Ciudad Juárez.
Manifestación por las víctimas del feminicidio en Ciudad Juárez. AFP

El Estado de México es el ejemplo de que hay olores que no desaparecen por más que se intenten disimular. Y en esa entidad, la más poblada del país —con 15 millones de habitantes— y que abriga a la capital, ya olía fuerte a muerte y a impunidad. En nueve años han sido asesinadas 2.318 mujeres, según cifras oficiales recabadas por el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF), y su gobernador, Eruviel Ávila, ha aceptado este jueves que es el momento de enfrentar el problema y destaparse la nariz.

Ávila ha solicitado en un acto público que se decrete la alerta de género en 11 municipios de su Estado, un mecanismo que nunca se ha llevado a la práctica y que fue diseñado tras la tragedia de los feminicidios de Ciudad Juárez para capacitar a las entidades a actuar de manera eficaz e inmediata contra este tipo crímenes por los que mueren en México seis mujeres al día y se contabilizaron 3.892 asesinatos en solo dos años (2012 y 2013), según los datos de la Procuraduría proporcionados por el OCNF. Un informe de la ONU lo coloca en el puesto 16 de todo el mundo.

Las organizaciones civiles solicitaron esta medida por primera vez en 2010, después de haber contabilizado más de 500 casos de mujeres brutalmente asesinadas desde 2005 que seguían sin resolver. Pero no fue hasta el 28 de abril de 2014, después de diferentes recursos contrarios por parte de las instituciones públicas, que una sentencia judicial les dio la razón a las asociaciones y se ha iniciado una investigación dependiente de la Secretaría de Gobernación, cuyos resultados deben hacerse públicos este año.

En México mueren seis mujeres al día por este tipo de crímenes 

En este contexto, el gobernador ha asumido que "la alerta permitirá fortalecer las políticas públicas a favor de las mujeres y obtener recursos adicionales para canalizarlos al sector". El Observatorio valora positivamente esta reacción política y destaca que, si se declara finalmente la alerta, se reducirán muchos de los problemas actuales para investigar estos crímenes y sobre todo, se convertirá en un referente para el resto del país.

El Observatorio denuncia que, aunque todos los Estados han tipificado el delito de feminicidio excepto Chihuahua [donde precisamente está Ciudad Juárez], en 17 —incluido el Estado de México— se han creado tipos penales "difíciles o imposibles de acreditar" y en los que sí cuentan con elementos para diferenciarlo del resto de asesinatos, al ponerlos en práctica no logran hacerlo de manera efectiva: "Hay dificultades para comprender qué es un feminicidio y existen prejuicios discriminatorios contra las mujeres. Pero sobre todo, faltan esfuerzos adicionales por parte de los operadores jurídicos". María de la Luz Estrada, coordinadora del OCNF señala que la alerta de género puede combatir situaciones como la que recuerda: "Cuando contabilizamos más de 400 casos de menores de edad desaparecidas en 2014 en el Estado de México la respuesta del procurador fue que la causa es que muchas de ellas deciden irse con el novio".

La alerta de género fue diseñada tras los feminicidios de Ciudad Juárez para capacitar a las entidades a actuar de manera eficaz e inmediata

De los 3.892 casos de mujeres asesinadas entre 2012 y 2013, 613 fueron investigados, y sólo un 1,6% ha tenido una sentencia. Y de los que han sido estudiados se concluyó que el 46% murieron por actos brutales que implican el uso excesivo de la fuerza física (golpes, heridas punzocortantes, quemaduras y asfixias o estrangulamiento); el 16% fueron asesinadas por arma de fuego —en Oaxaca y Sinaloa la cifra aumenta al 40%; y en el 38% restante la autoridad ni siquiera informa sobre la causa de muerte de estas mujeres.

A pesar de que todas las entidades del país están obligadas a contar con protocolos, criterios ministeriales de investigación, servicios periciales y de impartición de justicia para investigar el feminicidio como lo señala la Ley General de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, estos no se han cumplido. Sólo siete Estados han elaborado y emitido los protocolos: Colima, Distrito Federal, Jalisco, Morelos, Oaxaca, Sinaloa y Veracruz.

De los 3.892 casos de mujeres asesinadas entre 2012 y 2013, 613 fueron investigados, y sólo un 1,6% ha tenido una sentencia

Los municipios del Estado de México donde se ha propuesto que se aplique la alerta son los más poblados, pero también los más castigados por el crimen organizado. "Por algunos circula el tren de La Bestia y es ahí donde hemos detectado muchas muertes de mujeres inmigrantes que acaban enterradas en una fosa común o desaparecidas, probablemente víctimas de la trata de blancas", cuenta Estrada, coordinadora del Observatorio. Y añade que donde el narco está más presente se dan los casos más crueles: "Muchas veces ni siquiera encontramos el cuerpo completo, sino sólo un brazo".

El Estado de México pretende con este paso evitar el bochorno internacional que marcó a fuego al país en 2009, cuando fue sentenciado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos como responsable de los feminicidios de Ciudad Juárez. Estrada ve clara la comparación: "El Estado de México puede ser lo que en su día fue Chihuahua, debemos aprender".

Más información