El BCE aprieta un poco más las tuercas a la banca helena

Draghi conmina a Tsipras a presentar una propuesta convincente en la cumbre de hoy En caso contrario, el BCE cerrará el grifo y precipitará la bancarrota de Grecia

Draghi con Lagarde en una reunión del Eurogrupo.
Draghi con Lagarde en una reunión del Eurogrupo.EFE

El Banco Central Europeo mandó el lunes un mensaje a Grecia: mantiene los bancos a flote, pero cada vez más cerca de la asfixia. El consejo del BCE mantiene intactas las líneas de liquidez de emergencia, pero eleva la presión: el jefe del Eurobanco, Mario Draghi, anunció un endurecimiento de las garantías que deben dejar los bancos griegos en la ventanilla del banco central a cambio de efectivo.

Más información
Varoufakis, el provocador que alteró la ortodoxia europea
Orgullo e inquietud en las calles griegas tras el ‘no’ en la consulta
Hollande y Merkel abren la puerta a Grecia para negociar una salida

Más presión: Draghi conmina a Alexis Tsipras a que presente una propuesta convincente en la cumbre de este martes en Bruselas. En caso contrario, el BCE cerrará el grifo y precipitará la bancarrota de Grecia.

“A pesar del aumento de las garantías, los bancos tienen liquidez para seguir abiertos. Pero el mensaje es claro”, indicaron fuentes de Fráncfort. El Eurobanco concede a Tsipras, de esta forma, una última oportunidad después del rotundo no en el referéndum, el impago al FMI de la semana pasada y el final del segundo rescate.

Atenas está sin blanca: la otra opción es una moneda paralela, que supondría el primer paso para salir del euro

La banca griega pende de un hilo: ha perdido la confianza de los depositantes y lo tiene cada vez más difícil en el BCE, que espera una señal política para tomar una decisión definitiva. Esa señal llegará este martes, en el Eurogrupo y la cumbre. Europa mantiene la puerta abierta a negociar, pero el BCE le deja a Grecia una sola bala más: sin un mandato de los líderes para negociar el tercer rescate, que solo llegará si el plan de Tsipras es el que quieren oír los acreedores, Fráncfort dejará quebrar los bancos. Habría que recapitalizarlos con dinero europeo, pero eso solo es posible con un rescate.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

En caso contrario, será el Estado griego quien ponga el dinero. Pero Atenas está sin blanca: la otra opción es una moneda paralela, que supondría el primer paso para salir del euro o entrar en un limbo jurídico, con dos monedas en circulación y corralito.

Sobre la firma

Claudi Pérez

Director adjunto de EL PAÍS. Excorresponsal político y económico, exredactor jefe de política nacional, excorresponsal en Bruselas durante toda la crisis del euro y anteriormente especialista en asuntos económicos internacionales. Premio Salvador de Madariaga. Madrid, y antes Bruselas, y aún antes Barcelona.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS