Europa reacciona al ‘no’ griego

Europa se pronuncia acerca de la victoria del 'no' en el referéndum celebrado ayer en Grecia

Partidarios del 'no' celebran en Atenas la victoria en el referéndum.
Partidarios del 'no' celebran en Atenas la victoria en el referéndum.Yorgos Karahalis (Bloomberg)

Tras la rotunda victoria del no en el referéndum que ayer se celebró en Grecia, se han sucedido las reacciones en toda Europa. La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, François Hollande, se reunirán este lunes en El Elíseo para analizar la situación y tratar de acercar posturas. Ambos países representan dos corrientes con respecto a la crisis griega: si bien Berlín ha mostrado su firmeza al asegurar que Tsipras ha roto puentes con Europa, París trata de evitar que Atenas abandone la zona euro. 

Alemania

Más información
Varoufakis dimite para “facilitar la negociación” con la UE
Berlín cree que Tsipras ha roto los puentes con Europa
Videogalería | Grecia desde Grecia
Las celebraciones en Atenas, en imágenes
Hora de la verdad en Europa tras el rotundo ‘no’ de Grecia
Las Bolsas europeas abren con pérdidas tras el referéndum
El riesgo de colapso bancario deja Grecia en manos del BCE
Los líderes del euro se reunirán el martes para analizar la crisis griega
Hollande y Merkel buscan limar diferencias sobre la crisis de Grecia

El Gobierno alemán ha afirmado este lunes que no se cumplen las condiciones para un nuevo programa de ayudas y que está abierta a escuchar propuestas de Grecia. El domingo, tras conocer el resultado del referéndum, Berlín se mantuvo firme. “Tras rechazar las normas de juego de la eurozona, es difícilmente imaginable continuar negociando programas millonarios”, dijo el número dos del Gobierno y líder de los socialdemócratas, Sigmar Gabriel, en declaraciones al diario Der Tagesspiegel. "Tsipras ha roto los últimos puentes con Europa", añadió el vicecanciller.

Merkel, que viaja a París para tratar la situación con el presidente François Hollande, ha repetido en innumerables ocasiones que el principio de “solidaridad a cambio de reformas” es irrenunciable.

Alemania ha reaccionado al rotundo no griego con una mezcla de indignación, sorpresa y un intento de adaptarse al mensaje que Atenas lanzó el domingo. Entre los más rotundos están los diputados democristianos que se niegan a negociar con Atenas porque consideran que el referéndum ha acabado con la escasa confianza que quedaba en el Gobierno de Alexis Tsipras. El creciente malestar de los diputados de la Unión Cristianodemócrata y, más evidente aún, de sus hermanos socialcristianos bávaros es importante porque el Bundestag (la Cámara Baja del Parlamento) debería dar el visto bueno no solo a un eventual acuerdo que implicara desembolso de dinero alemán, sino también al comienzo de negociaciones. “No veo ninguna base para continuar negociando”, dijo el diputado Carsten Linemann. “Grecia no acepta nuestro modelo: ellos quieren dinero sin reformas. Creo que su salida del euro sería la salida más justa y honesta”, dijo el ministro de Economía de Baviera, Markus Söder. Estas opiniones tienen su reflejo todos los días en periódicos como el populista Bild, que hoy se escandalizaba por las celebraciones de los griegos tras la victoria del no. Periódicos más serios como el Süddeutsche Zeitung también apuesta abiertamente por abandonar las negociaciones con las autoridades de Atenas

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La respuesta que dan los socialdemócratas no difiere de la de los democristianos. “El resultado del referéndum es triste. La vida diaria de los griegos va a ser más dura”, ha dicho el lunes Sigmar Gabriel, líder de los socialdemócratas y vicecanciller, que considera que los griegos han rechazado las reglas de la eurozona. Gabriel se ha mostrado dispuesto a conceder ayuda humanitaria a Grecia, por ejemplo, en el suministro de medicamentos.

En el extremo opuesto se sitúa el principal partido de la oposición. Die Linke (La Izquierda), con estrechos vínculos con la coalición Syriza, considera que el no griego supone el triunfo de la democracia y que obliga a la UE a retomar inmediamente las negociaciones.

Francia

En Francia, tanto la ultraderecha como la izquierda radical han mostrado un cerrado apoyo al no griego. El izquierdista Jean-Luc Melenchon ha asegurado hoy que "el pueblo griego va a obligar a Europa a entrar en una nueva época", mientras varias decenas de sus seguidores y de otras formaciones radicales festejaron en la noche el domingo con banderas griegas la victoria del no en la consulta. Una de las primeras en mostrar su satisfacción por el resultado del plebiscito fue Marine Le Pen, líder del ultraderechista Frente Nacional, que el domingo se mostró exultante por la "victoria del pueblo contra la oligarquía de la Unión Europea". La también eurodiputada, partidaria de que su país abandone la zona euro, reclama desde hace años que también los franceses puedan votar en referéndum si desean seguir o no en la moneda única y en la UE.

La derecha y la izquierda francesas mantienen posiciones diferentes. Mientras los socialistas respaldan al presidente Hollande e insisten en que Grecia debe seguir en el euro, la derecha opina que la UE debe prepararse para esa salida. Nicolas Sarkozy, líder de la oposición y del partido Los Republicanos, opina que Grecia ha salido ya, de facto, de la moneda única."La cuestión ya no es tanto cómo proteger a Grecia sino cómo se protegen los otros 18 países de la zona euro". El expresidente asegura que Tsipras no tiene "ni plan A ni plan B" y que sus "provocaciones y mentiras" muestran que ha hecho promesas que no podía cumplir.

Alain Juppé, rival de Sarkozy en la candidatura a las presidenciales y alcalde de Burdeos, es más explícito en su blog: "Hay que organizar la salida sin dramas de Grecia de la zona euro". Estas posiciones de la izquierda y la derecha quedan reflejadas en las portadas de los diarios. "No de Zeus", titula a toda página este lunes el izquierdista Liberation. "Grecia da un gran paso hacia la salida del euro", dice el titular del conservador Le Figaro.

Mientras, el Gobierno se prepara ya para la nueva fase negociadora en la UE. El ministro de Finanzas, Michel Sapin, sostiene que ahora es al Gobierno griego al que le corresponde presentar propuestas. "El voto no arregla nada, sino la calidad de las negociaciones". Sapin precisa que hay mucha tensión entre Grecia y el resto de países de la UE, por lo que admite que existe "el riesgo" de una salida del euro no deseada por París.

Reino Unido

David Cameron ha hablado por teléfono esta mañana con la canciller alemana, Angela Merkel, acerca de la situación que se plantea en Grecia después de la victoria del no en el referéndum, según ha informado por Twitter la oficina del primer ministro británico. “Haremos todo lo que sea necesario para proteger la seguridad económica de Reino Unido”, han tuiteado desde la cuenta oficial del primer ministro.

El titular de Finanzas, George Osborne, ha comparecido en la Cámara de los Comunes para informar sobre los últimos acontecimientos en la crisis griega. La situación financiera en el país mediterráneo podría deteriorarse rápidamente, ha advertido el canciller del Exchequer, y las posibilidades de un final feliz están disminuyendo, mientras crecen los riesgos para Reino Unido derivados de dicha crisis.

La crisis griega, ha dicho Osborne, que mañana presenta los primeros presupuestos del nuevo Gobierno de mayoría conservadora, significa que “Reino Unido debe redoblar sus esfuerzos para poner orden en su propia casa”. Las reuniones de los líderes de la eurozona mañana y la de esta noche entre Merkel y Hollande son cruciales para el futuro de Grecia, ha advertido el canciller, que ha hablado de dos calendarios diferentes. El político, que va más lento, consiste en reuniones y negociaciones para alcanzar un acuerdo posible. Y el financiero, mucho más urgente, debe dar solución a la situación del sector bancario. “El reto de la eurozona”, ha dicho Osborne, “es coordinar esos dos calendarios”.

Italia

El primer ministro, Matteo Renzi, del Partido Democrático, se ha reunido desde primera hora de esta mañana en el Palacio Chigi con el ministro de Economía, Pier Carlo Padoan, para valorar el no de los griegos en el referéndum. Este mediodía, ha afirmado que "Italia hará su parte" para "reconstruir una Europa diferente". "Si nos quedamos parados y presos de reglamentos y burocracia, Europa estará acabada", ha alertado. "Reconstruir una Europa diferente no será fácil, después de lo que ha ocurrido en los últimos años. Pero este es el momento de intentar a hacerlo, todos juntos. Italia hará su parte", ha publicado en su página oficial de Facebook.

Renzi ha afirmado que la propia construcción de Europa debe afrontarse con urgencia más allá de la situación de Grecia, "un país en unas condiciones económicas y sociales muy difíciles" que debería encontrar en las reuniones de mañana "una vía definitiva para resolver la emergencia".

"Desde hace meses, [en el Gobierno de Italia] estamos empeñados en discutir no solo de austeridad y balances, sino de crecimiento, infraestructuras, políticas comunitarias sobre inmigración, innovación, medio ambiente. En una palabra: política, no solo parámetros. Valores, no solo números", ha añadido.

El presidente de la República de Italia, Sergio Mattarella, ha dicho esta mañana que la voluntad de los griegos exige "responsabilidad" a todos. "Los ciudadanos griegos han tomado una decisión que debe, en primer lugar, tomarse con respeto. Una decisión que se proyecta más allá de Atenas y lleva a la propia Unión Europea hacia un escenario inédito, que exige a todos, desde ahora, sentido de la responsabilidad, previsión y visión estratégica", ha afirmado.

Matteo Salvini, secretario general de la Liga Norte, un partido antiinmigración y antieuropeo, ha criticado hoy en Twitter al primer ministro: "Muchos genios de la izquierda dicen que se necesitan más Europa. Es como decir que se necesita más whisky para curar a un alcohólico". En otro de sus tuits, ha criticado al primer ministro griego, Alexis Tsipras, y al exministro de Economía, Yanis Varoufakis. "Tsipras y Varoufakis no me parecen héroes: no quieren pagar deudas y ni siquiera salir de la jaula europea", ha opinado.

El líder del Movimiento Cinco Estrellas, Beppe Grillo, partidario del fin de la austeridad, estuvo ayer en Atenas para mostrar su "solidaridad con el pueblo griego", como escribió en su cuenta de Twitter.

La prensa italiana destaca hoy en portada la negativa de Grecia a continuar con la austeridad y se refiere al "miedo" de una Europa que "contiene el aliento". Así, el diario Corriere della Sera titula en portada que "El no griego asusta a Europa", mientras que La Reppublica abre con el titular "Grecia, bofetada a Bruselas". El otro gran diario nacional, La Stampa, subraya que "Grecia dice no, Europa contiene el aliento".

Reino Unido

Grecia y la eurozona tienen que encontrar una solución sostenible después de que los griegos hayan dicho no a la propuesta de rescate de las instituciones, ha afirmado este lunes una portavoz del primer ministro británico, David Cameron.

La portavoz confirma que Reino Unido está interesado en que Grecia encuentre una solución a su situación, según informa Reuters. Preguntada sobre si Grecia debería permanecer en la UE, la portavoz de Cameron ha dicho que Londres apoya una UE de 28 miembros.

"Claramente Grecia y la eurozona necesitan sentarse ya a hablar de las implicaciones del resultado [del referéndum] y acerca de qué pasa ahora. Necesitan encontrar una solución sostenible", ha añadido.

España

El ministro de Economía español, Luis de Guindos, ha asegurado esta mañana que España quiere "que Grecia siga en la moneda única". En solo una semana ha cambiado su postura. Antes de que se celebrara el referéndum, el presidente, Mariano Rajoy, había indicado que si Tsipras ganaba el referéndum, el país no tendría otra alternativa que salir del euro. Guindos ha matizado sus palabras y ha subrayado que todos en el Gobierno español "quieren que Grecia siga" en el euro y no contemplan "en absoluto" la mera posibilidad de que salga. 

"Es verdad que el no pone las cosas más difíciles", ha admitido el titular de Economía al tiempo que ha dicho "no estar seguro" de que Rajoy afirmase que Grecia se vería abocada a salir de la moneda única en caso de que las tesis del Gobierno de Syriza triunfasen en las urnas y los griegos dijesen no a la oferta europea. "La salida de Grecia del euro es el escenario a evitar; es factible que siga en la moneda única y es lo que España quiere. Pero, siempre, cumpliendo las reglas", ha remarcado al término de la reunión de la Comisión Delegada de Asuntos Económicos en la que la plana mayor del Ejecutivo ha analizado las consecuencias de la consulta griega.

Holanda

El referéndum griego aglutina a los partidos políticos en dos grupos. Los tradicionales tienden a lamentar —con más o menos matices— la victoria del sí y los minoritarios o alternativos, surgidos al calor de la crisis, se alinean con Grecia. Una de las principales pruebas la ha ofrecido el Partido Socialista de Países Bajos, que ha pedido la dimisión del presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem. "Es casi imposible para él mantener su sitio en la mesa", ha asegurado Emile Roemer, que cree desacertadas económicamente y "socialmente irresponsables" medidas que Dijsselbloem ha impulsado en Atenas. Aunque este partido está en la oposición (no es la formación socialdemócrata a la que pertenece Dijsselbloem, también ministro de Finanzas de Holanda, que participa en la coalición de Gobierno con los liberales), se trata de las primeras críticas provenientes de Países Bajos contra la gestión del ministro holandés.

Rusia

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, ha expresado esta mañana: "Queremos que nuestros socios griegos alcancen los compromisos necesarios con los acreedores tan pronto como sea posible y tomen decisiones que propicien estabilidad económica y social en el país". El acercamiento de Grecia a Rusia ha resultado controvertido en los últimos meses en los que Bruselas ha dado la espalda a Moscú por el conflicto de Ucrania. Peskov ha indicado, no obstante, que Atenas nunca ha pedido ayuda financiera a Moscú.

Finlandia y Dinamarca

Finlandia y Dinamarca, dos de los países que representan ahora el ala más dura de la austeridad y las reformas, han instado a Grecia a tomar la iniciativa. El ministro finlandés de Finanzas, Alexander Stubb, ha recordado que los instrumentos de la eurozona "no han cambiado" y ha vaticinado "un futuro, a corto plazo, muy difícil para Grecia", según las primeras valoraciones escritas en su blog. Las negociaciones, en su opinión, solo pueden reabrirse si Atenas "se muestra dispuesta a cooperar y se compromete a adoptar medidas para la estabilización de la economía".

El ministro de Exteriores de Dinamarca, Kristian Jensen, ha admitido la "posibilidad de empezar de nuevo en un mejor clima negociador", para lo que insta a los griegos a tomar la iniciativa. En cualquier caso, el Gobierno danés pide a Grecia "reformas serias". Dinamarca no forma parte de la zona euro.

Polonia

El ministro de Hacienda de Polonia, Mateusz Szczurek, ha reconocido no estar sorprendido por el resultado de un referéndum que "no tiene que ser crucial", ya que considera que es tan sólo una etapa más en las negociaciones, en la que será decisiva la cumbre de la eurozona de mañana. "Aún es demasiado pronto para predecir los posibles escenarios a los que se enfrentará Atenas después del referéndum. Independientemente de lo que se verá en las próximas negociaciones, a los griegos les espera un periodo difícil", ha señalado el ministro polaco a la radio pública, según informa Efe.

Con información de Carlos Yárnoz, Luis Doncel, María Salas Oraá y Lucía Abellán.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS