Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las claves del referéndum en Grecia

Guía para entender qué se vota y qué puede pasar tras la consulta de este domingo

El ministro de Economía Yanis Varoufakis vota en Atenas.
El ministro de Economía Yanis Varoufakis vota en Atenas. AFP

Los griegos están llamados este domingo a las urnas en un referéndum clave para el futuro del país y de la Unión Europea. Tras meses de negociaciones con los acreedores, el primer ministro, Alexis Tsipras, decidió convocar una consulta acerca de la última propuesta de las instituciones a Atenas. El referéndum se ha convertido en un plebiscito sobre Tsipras y sobre Europa.

¿Qué se vota?

El texto que se incluye en la papeleta es el siguiente:

"¿Debe ser aceptado el borrador de acuerdo que presentaron la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional en el Eurogrupo del 25 de junio y que consta de dos partes, que conforman su propuesta unitaria?

El primer documento se titula “Reformas para la finalización del vigente programa y después” (Reforms for the completition of the current program and beyond) y el segundo, “Análisis preliminar de la sostenibilidad de la deuda (Preliminary Debt Sustainability Analysis)”.

A esta consulta se ha llegado tras la ruptura de las negociaciones entre Grecia y sus socios de la UE el fin de semana pasado, dos días antes de que expirase la prórroga (con fecha límite el 30 de junio) otorgada por la UE en febrero para negociar un nuevo rescate, condición indispensable para que el BCE mantenga la línea de financiación de emergencia a los bancos helenos, pero el Gobierno griego no quiere aceptar las duras condiciones (medidas fiscales y reforma de pensiones) que le impone Europa para acceder a este nuevo rescate sin consultar en referéndum a los ciudadanos. Por eso convocó la votación.

También el 30 de junio Grecia debía hacer frente al vencimiento de 1.600 millones de euros al FMI y al pago de pensiones y salarios públicos. El 20 de julio debe pagar otros 3.500 millones de euros al Banco Central Europeo. De no hacerlo, éste dejará de sostener al país y la bancarrota se volverá inevitable.

¿Quién vota?

Unos 10 millones de griegos están llamados a las urnas este domingo. Los centros de votación, que se cerrarán a las siete de la tarde (una hora menos en la España peninsular), enviarán sus respectivos resultados por móvil a la oficina electoral central. Los resultados definitivos se conocerán entre dos y cuatro horas después de que se hayan cerrado las urnas. 

¿Qué puede pasar?

Una victoria del no puede suponer la retirada de la liquidez europea, que podría llevar a Grecia a la insolvencia y la quiebra técnica, y a una posible salida del euro. Aceptar la propuesta europea () supone continuar con el ajuste presupuestario: del 1,5% del PIB este año y del 3,5% el próximo.

¿Quién apoya el 'sí'?

Los partidos proeuropeos —la conservadora Nueva Democracia, el socialista Pasok y el liberal To Potami— y el Movimiento de Socialistas Democráticos —del ex primer ministro socialista Yorgos Papandreu— se decantan por apoyar la propuesta de los acreedores a Atenas. Además, también lo hacen la patronal —aunque no se ha pronunciado de forma explícita, los empresarios defendían antes de la consulta la necesidad de un acuerdo urgente con los socios—; los agricultores —las federaciones de agricultores han pedido el voto al —, y el comité de apoyo al —formado por una cincuentena de entidades empresariales y sociales.

¿Quién apoya el 'no'?

El Ejecutivo griego en bloque, pese a sus diferencias internas, ha pedido el voto al no. Esta misma mañana, después de depositar su papeleta en la urna, Tsipras se ha declarado "optimista" ante la votación. Syriza, el izquierdista partido del Gobierno, apoya el no, así como varios sindicatos de la órbita de esta formación. La extrema izquierda extraparlamentaria —como Antarsya y otros grupos menores— y la derecha nacionalista de Griegos Independientes (ANEL) —el socio de gobierno de Syriza— también se decantan por rechazar la propuesta de los acreedores.

¿Quién se abstiene o no se pronuncia?

El Partido Comunista de Grecia (KKE, en sus siglas griegas) propuso al Parlamento su propio referéndum, que no fue aprobado. Votó en contra de la convocatoria del plebiscito.

El partido neonazi Aurora Dorada aprobó la convocatoria del referéndum junto con Syriza y ANEL en el Parlamento, pero no ha hecho ninguna campaña.