Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de griegos defienden en Atenas el ‘no’ en el referéndum

Una manifestación de apoyo a las políticas de Tsipras toma la calle en el primer día de 'corralito'

Una mujer en la protesta anti austeridad ayer en Atenas.

Miles de griegos llenaron este lunes por la noche la céntrica plaza Syntagma de Atenas para respaldar el no a la propuesta de los acreedores en el referéndum del próximo domingo y apoyar así la línea del Gobierno que dirige Alexis Tsipras. La concentración -en la que, según datos de la policía, participaron al menos 13.000 personas- se celebró al final del primer día del corralito en un ambiente festivo y de calma.

Los asistentes optaron por ignorar las restricciones bancarias que entraron el lunes en vigor y volvieron a exigir el fin de las políticas de austeridad y la autodeterminación del pueblo griego.

A diferencia de otras manifestaciones, sobre todo las del partido comunista, en las que se exigía la salida de la eurozona, la marcha de ayer abogaba por la permanencia en el euro, pero dentro de una Europa diferente. "Ni un paso hacia atrás", "No al terrorismo de la Unión Europea", "Pueblos de Europa, todos unidos" o "Este domingo tomamos el futuro en nuestras manos" eran los lemas de algunas de las pancartas que se podían leer en esta primera concentración celebrada al comienzo de la campaña del referéndum.

El próximo domingo los griegos están convocados a las urnas para decidir si apoyan o no las propuestas presentadas a Grecia por los acreedores a cambio de un nuevo rescate financiero. El Gobierno de Tsipras rechaza esa última propuesta, por lo que solicita a los griegos el no en la consulta. En la manifestación estaban presentes algunos miembros del Gobierno, como el ministro de Trabajo, Panos Skurletis, quien en declaraciones a Efe afirmó que, "si la respuesta del domingo es un claro no, tendremos un buen lunes".

La tesis del Ejecutivo de Alexis Tsipras es que, si logra un claro apoyo de la población, podrá retornar a la mesa de negociaciones con un mandato más fuerte, posición que no comparten diversos líderes de la eurozona y de las instituciones europeas. Entre ellos, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, o la canciller alemana, Angela Merkel, quienes recomendaron más o menos abiertamente el en la consulta como única vía para poder alcanzar todavía un acuerdo.

"Es una provocación, son unos tramposos", declaró Yorgos, un jubilado de 67 años, al ser preguntado sobre cómo se toma la recomendación europea. "El pueblo tiene que dar un rotundo no a este tipo de capitalismo negro, esto tiene que acabar de una vez", añade. "Luchamos por el euro, por la democracia, por nuestras vidas, por nuestros hijos, por eso este domingo votaremos no", apuntaba Kostas, de 45 años. Para Jonathan, un abogado especializado en deuda financiera, el domingo constituye una oportunidad para demostrar que "Europa puede ser una Europa de los pueblos y no de los bancos" y lograr "transmitir esta idea a los líderes de la eurozona". "El pueblo griego será el bastión para salvar Europa, luego vendrán España, Portugal, Francia, Alemania... Si no cambia Europa, la eurozona está muerta", sostiene.

Más información