Juncker pide a los griegos que voten a favor de la propuesta de Bruselas

El presidente de la Comisión convierte el referéndum en un sí o no a Europa

El presidente de la Comisión, Jean Claude Juncker.EBS-LIVE! (AGENCIA_DESCONOCIDA)

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha ofrecido esta mañana una cruda interpretación del referéndum que va a celebrar Grecia. “Un no en el referéndum, independientemente de la pregunta, significaría que Grecia dice no a Europa. Todo el mundo considerará que quiere decir que Grecia quiere alejarse del euro y de Europa”, ha considerado Juncker en una conferencia de prensa convocada para hablar del nuevo escenario que impone la consulta convocada para este domingo. Un no, según Juncker, sería "desastroso para los acontecimientos posteriores".

Arropado por una gran proyección de la bandera europea junto a la griega, Juncker, el principal mediador que ha tenido Atenas durante esta etapa de la interminable crisis griega, se ha manifestado “triste, afligido”, incluso “traicionado”, en clara alusión al primer ministro griego, Alexis Tsipras, al que ha acusado de “no decir toda la verdad”. El jefe del Ejecutivo comunitario se ha reunido en numerosas ocasiones con Tsipras en el último mes y siempre ha mostrado su convicción de que el acuerdo era posible.

Ante la consulta del domingo, Juncker ha pedido a los ciudadanos griegos que voten sí. "Pediré al pueblo griego que vote sí porque el voto será una señal para Grecia y para otros países miembros. Si el pueblo griego responsable -consciente del rol nacional y europeo que juega- vota sí, el mensaje para resto de Estados miembros y más allá de la UE querría decir que Grecia quiere quedarse con los otros países de la eurozona y de la UE", ha dicho Juncker.

Más información

Pese al evidente malestar con Atenas, Juncker ha asegurado que la puerta sigue abierta para intentar alcanzar un acuerdo. “Está todo sobre la mesa para alcanzar un acuerdo creíble”. Juncker se refiere al acuerdo del pasado viernes que incluye una rebaja al 13% del IVA turístico y un plan de crecimiento y empleo de la Comisión Europea por 35.000 millones de euros. “Este no es un estúpido plan de austeridad. No hay recorte de pensiones ni de salarios”, ha enfatizado Juncker.

El presidente comunitario ha asegurado también que existía un compromiso para hablar de la reestructuración de la deuda griega, la principal demanda de Syriza, en otoño y que Tsipras lo sabía. Y ha acusado al líder griego de abandonar la negociación “en el peor momento posible”. Juncker ha puesto como ejemplo a Chipre, España, Irlanda y Portugal como países rescatados –en el caso de España para el sector bancario- que también han hecho importantes esfuerzos para resolver sus desequilibrios.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción