Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tsipras critica la falta de acuerdo por el “extremismo” del FMI

Hollande cree que se puede alcanzar al acuerdo durante una Eurocumbre el próximo lunes

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, en Bruselas.
La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, en Bruselas. Bloomberg

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, afirmó el jueves por la noche dentro de la cumbre de jefes de Estado y Gobierno que se celebra en Bruselas que el acuerdo entre Grecia y sus socios del euro no es posible por el “extremismo” del Fondo Monetario Internacional (FMI), según una fuente presente en el interior de la reunión. Para Tsipras, la posición del Fondo no permite la flexibilidad que necesita Atenas para afrontar sus próximos pagos —1.500 millones el próximo martes 30 al mismo organismo; 6.700 millones al BCE a lo largo del verano— y pide a los otros líderes de la UE más “responsabilidad”.

Ante un precipicio que cada vez se ve más cerca, la canciller alemana, Angela Merkel, no quiso pronunciarse sobre la crisis griega que ha acaparado esta semana casi toda la agenda de las instituciones europeas. Merkel, eso sí, sugirió que el próximo Eurogrupo de urgencia —el sábado: el cuarto esta semana— se prepare a conciencia para evitar un nuevo fiasco. El presidente francés François Hollande aseguró que hay tiempo para un acuerdo técnico el fin de semana, que sería refrendado por los líderes en una nueva Eurocumbre —los 19 jefes de Estado y Gobierno de los países que comparten la moneda única—, el próximo lunes 29. Eso retrasa la fecha límite hasta el próximo lunes, a pesar de que varias fuentes europeas han explicado que la banca griega tendría serios problemas a principios de semana si la negociación no se cierra antes.

Tsipras piensa ya en el largo plazo y expuso delante de los otros 27 líderes europeos su voluntad de conseguir una reestructuración de la deuda, tal y como prometió el Eurogrupo a finales de 2012. El líder de Syriza da por segura una extensión del actual programa, pero pone énfasis en el día después. "Después de la extensión, ¿qué?", se preguntó el líder griego ante los jefes de Estado y de Gobierno. Grecia lleva días presionando para acompañar el acuerdo de un alivio de la deuda. Paradójicamente, el FMI (la institución que exige más dureza) también es partidario de reestructurar la deuda griega —con una ampliación de los plazos de devolución— ante las dificultades para garantizar su viabilidad.

El presidente español, Mariano Rajoy, y el portugués, Pedro Passos Coelho, fueron de los más duros en el interior de la reunión; en especial el luso. El primer ministro de Portugal insistió a Tsipras y los demás líderes de la UE en que el método para afrontar la crisis de deuda en Grecia debe ser el mismo que el Eurogrupo utilizó años atrás con el rescate de España y Portugal. Para Coelho, es fundamental ayudar a cualquier país que lo necesite pero, eso sí, sin beneficiar solo a unos pocos. Rajoy le pidió a Tsipras "sentido común", pero a la vez dijo que ha dado instrucciones al ministro Luis de Guindos para que España muestre la imprescindible flexibilidad.