Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia se convierte en el primer suministrador de petróleo de China

Moscú supera a Arabia Saudí, que ha aprobado una fuerte subida de precios en Asia

Planta de Rosneft en la ciudad siberiana de Krasnoyarsk durante el pasado mes de marzo.
Planta de Rosneft en la ciudad siberiana de Krasnoyarsk durante el pasado mes de marzo. reuters

Rusia superó en mayo a Arabia Saudí como primer proveedor de petróleo de China, un reflejo de que la lucha por el suministro al segundo mayor consumidor de crudo del mundo se intensifica. En concreto, China importó un total de 3,92 millones de toneladas de petróleo procedente de su vecino del norte, según datos de la Administración general de Aduanas de Pekín. Eso equivale a una media de 927.000 barriles diarios, un 20% más que el mes anterior.

China se ha convertido en un mercado decisivo para los exportadores mundiales de petróleo, ya que el boom del crudo de esquisto ha hundido las necesidades estadounidenses de importar petróleo de otros países. La Agencia Internacional de la Energía calculaba hace unos días que China supondrá más del 11% de la demanda total de petróleo este año.

La oferta de Arabia Saudí a China fue también superada por Angola, que vendió 3,26 millones de toneladas al gigante asiático, un 14% más que un mes antes. Las ventas de Riad cayeron un 42%, hasta las 3,05 millones de toneladas, como consecuencia de la fuerte subida del petróleo que aplicó a sus productos desde abril. Durante los meses de fuerte descenso del precio del petróleo, en la segunda mitad de 2014, el gobierno saudí rechazó recortar las cuotas de producción de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en una jugada geopolítica destinada a mantener su peso entre los países consumidores e incluso arrancó 2015 con fuertes descuentos en los envíos a Asia para defender su cuota de mercado.

"Rusia está utilizando su buena relación con China para aumentar sus entregas y ha ocupado ahora el primer lugar. Mientras tanto, Arabia Saudí está perdiendo el podio en la región dado que sus precios para Asia ya no resultan lo suficientemente atractivos", asegura Gao Jian, analista de SCI Internacional, en declaraciones a la agencia.

Es la primera vez que Rusia ocupa el primer puesto en el suministro de petróleo a China desde octubre de 2005, que intenta buscar nuevos mercados para su crudo como vía para superar las sanciones impuestas por Occidente por el conflicto que mantiene con Ucrania. En 2013, rosneft acordó el suministro de 365 millones de toneladas a China National Petroleum durante los próximos 25 años, por un importe de 270.000 millones de dólares.